• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Nepal antes del terremoto

A través de los siglos los nepaleses levantaron edificaciones y ornamentos arquitectónicos de la misma calidad y arte de la Florencia del Renacimiento. El terremoto ocurrido en abril del año pasado destruyó esas joyas únicas de la creación humana 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cineasta Bernardo Bertolucci escribió un emotivo artículo para La Reppublica de Italia, luego del cataclismo que devastó Nepal y el magnífico acervo cultural empotrado en sus valles y cordilleras. En Solo macerie sul set del mio Piccolo Buddha ho voglia di piangere, Bertolucci dejaba constancia de la inevitable comparación de los centros históricos de Patan, Bhaktapur y Katmandú, con las villas y ciudades de la Toscana, construidas y acicaladas por los arquitectos y artistas del Renacimiento.

En efecto, Bertolucci filmó, en lo que parecía ser un set cinematográfico copiado de Las mil y una noches con añadidos arquitectónicos del renacimiento florentino, las escenas más impactantes de su película Little Buda (1993). Pero no era un set de la Cinecittà o una recreación à propos hollywoodense: era el impresionante centro antiguo de Bhaktapur, Nepal.

Saber que toda la maestría de los arquitectos y artistas nepaleses desarrollada a través de los siglos, había sido demolida en pocos minutos por un terremoto tiene su impacto. Al respecto publiqué una breve nota también en estas páginas, “Desastre cultural en Nepal”.

Encontrar por sorpresa, oculto entre montañas este magnífico legado cultural, obra sofisticada de la invención y arte del ser humano, puede llevar a exagerar que son más hermosas y rigurosas que las esculpidas en Florencia o Siena por los creadores renacentistas. Pero el hecho objetivo es que no hay exageración alguna. O, mejor dicho, no lo había hasta el 25 de abril de 2015 cuando las placas tectónicas de la tierra hicieron bien su devastador trabajo.

La devoción de estas gentes, la arquitectura religiosa, las impresionantes vistas del Himalaya cuando se deja ver y la alegría de los niños del valle que se reúnen alrededor de los senderistas en su camino hacia cotas más elevadas, dejan también su impronta: la sensación de haberse topado con algo distinto y nuevo, no obstante lo centenario. La obra que estos hombres y mujeres de montaña levantaron para dejar testimonio de su paso por el mundo, es lo que esta breve galería de fotos tomadas en mi caminata por el Valle de Katmandú (tres meses antes del terremoto) intenta reflejar.

 

 

*El autor de este texto ofrece también una visión fotográfica a través de la Galería aquí publicada y en este link: http://fotografoimpacient.wix.com/enriquenepal