• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Minificciones Navideñas

Navidad | Cortesía

Navidad | Cortesía

Estos textos fueron tomados de la Breve Antología de Microrrelatos Navideños que publicó la Internacional Microcuentista en 2010. (http://revistamicrorrelatos.blogspot.com/)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuento de Navidad

Ana María Shua

El mundo está lleno de tipos así. Usa el pelo largo y canoso como un hippy viejo o un mendigo. No tiene familia. Le faltan dientes. Si Jesús hubiera llegado soltero a los cincuenta, se parecería a él. De vez en cuando los muchachos le pagan un Vino para escucharlo hablar en Arameo. El problema es el barrio, la solidaridad de esquina. El día de Nochebuena se esconde para evitar que le festejen el cumpleaños en vez de crucificarlo decentemente, como a otros más afortunados.

 

Oficios Navideños

Fabián Vique

Patricio siempre dice que el momento propicio para robar un banco es el 24 de diciembre a las doce de la noche, cuando el escándalo de los petardos disimula el estruendo de la molotov que hace añicos la caja fuerte.

Por lo general lo dice después de las doce, después del brindis con la familia, en el bar de siempre, con los amigos de toda la vida. Alguien le recuerda que es portero de escuela hace treinta años. Más a mi favor, dice, ¿quién va a sospechar de un portero de escuela?, y agrega nuevos detalles del golpe.

 

El Adelantado

Martín Gardella

Antes eran cuatro reyes magos. Pero un día, uno de ellos se cansó de que el camello se quejara todo el tiempo por su sobrepeso, y decidió comprar un vehículo más fuerte y veloz. Desde entonces, cumple con su trabajo en solitario, y concluye sus servicios once días antes que los demás.   

 

Tuning

Martín Gardella

Con cuatro horas diarias de gimnasio, una dieta estricta y largas sesiones de bronceado, el anciano logró cambiar su aspecto en pocos meses. Afeitó barba y se mudó al Hemisferio Sur, donde cambió la calurosa chaqueta roja por una guayabera multicolor. Luego, vendió el viejo trineo para comprar un descapotable último modelo, y contrató a un fotógrafo prestigioso para que lo retratara en una playa, exhibiendo sus brazos recién tatuados.

Esa Navidad, repartió juguetes en tiempo récord, con la vitalidad de un hombre nuevo. Eso sí, con su imagen diferente impresa en las tarjetas, aquel año Unicef no vendió ni una postal.

 

Belén

Eduardo Gotthelf

En la puerta de la Sala de Obstetricia había una nota que rezaba: “Habiéndose decretado feriado el 24 de diciembre, no se atenderá al público”.

Nos sorprendió el parto en un pesebre.

 

Inocencia

Esteban Dublín

Era de noche, se acercaba la hora de Navidad y no pude aguantar más. Abrí la puerta de mi habitación, bajé aprisa las escaleras y llegué hasta la sala donde solíamos celebrar cada mañana. Justo ahí, descubrí la verdad. De la chimenea, salía un viejo bonachón, barbado y vestido de rojo y blanco. Lentamente, de una enorme bolsa, sacaba decenas de regalos. Cada vez que elegía uno nuevo, susurraba el nombre del dueño y ubicaba el presente alrededor del arbolito. En ese momento, me di cuenta del engaño del que había sido víctima después de tantos años. Es Papá Noel quien trae los regalos. Los padres no existen.