• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Minificción de los jueves: Nikole Weinreich

Nikole Weinreich / Foto tomada de su Facebook

Nikole Weinreich / Foto tomada de su Facebook

Chile, 1989. Es directora de cine y narradora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Comienzo

Cuando llegó a su nuevo hogar, trajo consigo los últimos artículos de decoración, dejó todo arreglado, botó la basura, acomodó los sillones. Esperó el fin del ocaso. De pie en el centro del salón, contempló la perfección lograda, sacó un revólver y se disparó en la sien.

 

Árbol genealógico

Nadie visita la casa del abuelo, ya no tiene familia.

Él sí va a verlos, es fácil. Están todos juntos, enterrados bajo el árbol del patio trasero.

 

Decisión

“-Estoy enamorada de Gabriel”, me confesó Sara cuando tenía seis años. Con infantil compasión, le aclaré que mi amigo Gabriel nunca se enamoraría de ella pues él solo amaba a otros hombres. Sara frunció el entrecejo y preguntó por qué no podía amar también a las mujeres o a las niñas. “-No es algo que él pueda decidir, hija”, - repliqué. Con testarudez, me aseguró que a partir de aquel día, elegía amar a las mujeres. Negué con la cabeza, riendo, y acaricié su pelo.

Este sábado, Sara va a casarse con Martina.

Yo no podría estar más feliz por ella.

 

Saturrarán

Su voluntad cayó de bruces ante los pies de la mujer vestida de negro. Para su sorpresa, esta se agachó, le apretó los nudillos y murmuró: “Corre, es ahora o nunca”. Pasmada, la prisionera se incorporó con torpeza, contempló a su salvadora. Le habían dicho que su crueldad no concedía clemencia. Sin embargo allí estaba, brindándole la libertad sin más.

Los uniformados se voltearon para seguirla en su retirada.

La prisionera se dio vuelta, observó la lejana puerta abierta y la noche sin luna que aguardaba afuera. Corrió con una sonrisa desbordante, la misma que apareció en el rostro de la otra mujer en ese instante, al mirarla de reojo. Un susurro que salió de sus labios fue la señal. Llegaba a la salida del paredón cuando interminables balas atravesaron su espalda. Alcanzó a escuchar las carcajadas de los soldados. Y rememoró el rostro piadoso y cálido de la religiosa.

 

Quimera

Guillermina iba a encontrarse con Andrés. Se verían en el mismo lugar de siempre. Él solía regalarle una flor cada vez. Ella esperaba con ansias ese momento. Divisó la fuente a lo lejos, allí estaba, puntual como siempre. En sus manos tenía una rosa azul. Guillermina aceleró el paso. Andrés se había cortado el pelo, miraba en su dirección, aún no la había visto. Ella lo vio darse vuelta y abrazar a alguien. “Un conocido, tal vez”, pensó. Pero no. Era una muchacha. Andrés le entregó la rosa y la besó. Guillermina se detuvo en seco. Cómo podía engañarla, encontrarse con otra ahí mismo. Respiró con fuerza y dio la vuelta para irse. Entonces Andrés salió a su encuentro desde otra dirección, radiante, con su antiguo peinado. Le acercó una rosa roja y la besó. Guillermina quedó pasmada. Lo abrazó, guardó su miedo para más tarde, sin mirar atrás.

 

Descubrimiento

Cuando se encontraron por primera vez, el resto de sus vidas cambió para siempre. Crepitó de júbilo al verlo llegar. Juntos avanzarían por los caminos venideros, y como en toda relación, podrían terminar dañándose. Entendió que era inevitable. Tal vez fuera posible ir a la par, siempre y cuando se respetara el espacio personal. Si no, las consecuencias serían nefastas.

Sonriendo picaresco, el fuego pero se dejó seducir por la admiración que el hombre le profesaba, y permitió que se acercase.

 

Cuestión de perspectiva

Se ajustó el casco, preparado para la batalla, hoy daría su vida por la causa. Descendió del vehículo, corrió junto a sus compañeros en pos del enemigo, que aguardaba atrincherado tras las paredes de la Facultad.

 

Proyección

Pienso en comprarte un dulce cuando te pase a buscar al colegio mientras bebo el primer sorbo de mi taza. Sería bueno que vayas al jardín con un trozo de chocolate en tu mochila, bebo un segundo sorbo. Quizás es mucha azúcar, mejor optar por lo sano, dicen que desde pequeños deben tener una alimentación variada, podría prepararte papillas de verduras. Bebo el tercer sorbo, su aroma a hierba me relaja. Tendría que restringir el consumo de alimentos condimentados durante la lactancia. Bebo el cuarto sorbo con premura y hasta la última gota de infusión de borraja. Aún no estoy preparada.