• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Militarizar no es comunicar

Gustavo Hernández Díaz / Leonardo Noguera - Archivo

Gustavo Hernández Díaz / Leonardo Noguera - Archivo

“El concepto de militarismo, en el caso venezolano, se asocia con la adaptación, paulatina, de los ciudadanos a los rigores y simbología de la disciplina militar”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La militarización es el control que ejerce el estamento militar sobre las autoridades civiles y representa uno de los factores determinantes, que agrava la gobernabilidad democrática en Venezuela. Desde la primera década del siglo XXI, el Estado propicia esta anacrónica situación para consolidar la Revolución Bolivariana, doctrina política de Hugo Chávez, que cuenta con el apoyo de la Fuerza Armada y sectores militantes. Lo expresa de manera diáfana Manuel Caballero  “El militarismo no es el copamiento de todos los poderes del Estado por la Fuerza Armada: eso podría no ser más que una simple dictadura militar, tal como la conocimos los venezolanos en los años cincuenta del siglo XX. Se trata de algo peor: es el copamiento de la sociedad y de las conciencias”.

El Preámbulo de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional de 2011 es proselitista. Establece que el sector militar debe “lograr la mayor eficacia política y calidad revolucionaria en la construcción del socialismo”. Con ello se quebranta la Constitución Nacional y el artículo 328, aprobado por el mismo gobierno. “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación… En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna”.

Militarizar significa que el Estado venezolano sobredimensiona las atribuciones del poder militar otorgando cargos de alto nivel o de confianza en la administración pública nacional en diversas áreas, económica, financiera, política, seguridad ciudadana, educativo, registro civil, política alimentaria, salud pública y sector comunicacional. En los últimos 15 años cerca de 1.614 militares de distintos rangos han ocupado cargos importantes en la administración pública; 1.246 fueron designados por Chávez y 368 por Maduro.

El concepto de militarismo, en el caso venezolano, se asocia con la adaptación, paulatina, de los ciudadanos a los rigores y simbología de la disciplina militar. Con motivo del Tercer aniversario del Frente Francisco de Miranda en 2006, desde el Poliedro de Caracas, el pueblo uniformado con franelas rojas, prestó juramento solemne de fidelidad militar al comandante Chávez. “Ordene, ordene sobre este Frente, que luchará junto al pueblo, hasta la victoria de siempre. Estamos obedeciendo.” En otra ocasión, un contingente de soldados exclamó la consigna “El pueblo y la fuerza armada bolivariana al frente de la revolución, rumbo al socialismo del siglo XXI”.

Un hecho sin precedente en la historia de las comunicaciones en Venezuela, ha sido la creación de medios de comunicación al servicio del estamento militar. Radio Tiuna 101.9 FM “La voz de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana” y la Televisora de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, TVFANB, forman parte del Sistema Nacional de Medios Públicos y del Sistema Bolivariano de Comunicación e Información de las Fuerzas Armadas.

Mientras que a las universidades nacionales les ha sido imposible obtener concesiones de radio y televisión para fortalecer y divulgar sus programas de docencia, investigación y extensión en todo el país; el gobierno privilegia  al sector militar otorgándole medios de comunicación. Esto colide con los principios civilistas de la Constitución Nacional y con el marco jurídico en materia de comunicaciones, Ley de Telecomunicaciones y Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos (Ley Resorte). Ni en la Constitución ni en estas leyes se establece que la comunicación y la información pueden estar bajo el control del estamento militar. El artículo 2 de la Ley Resorte es muy claro al respecto. “El espectro radioeléctrico es un bien de dominio público; la materia regulada en esta Ley es de interés público y sus disposiciones son de orden público”.

En 2006 inicia sus transmisiones Radio Tiuna 101.9 FM, emisora militar que se escucha en la Gran Caracas con filiales en Apure, Táchira, Zulia, Amazonas y Nueva Esparta, con un total de catorce frecuencias conectadas. “En la emisora capitalina hay varios programas institucionales en las tardes: por ejemplo, los lunes es de la Contraloría General de la FANB; los miércoles, de la Secretaría del Consejo de Defensa de la Nación, conducido por el general Melvin López Hidalgo, ex inspector de la Fuerza Armada. También se transmite un programa para la Guardia de Honor Presidencial”.

TVFANB sale al aire el 28 de diciembre de 2013, en señal de televisión digital abierta, con una inversión de 54 millones de bolívares. Esta televisora está adscrita a la empresa de Sistema de Comunicación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

El Decreto N°523, de la Gaceta Oficial 406.765, establece que TVFANB difundirá “información veraz a nuestro pueblo sobre los aspectos, actividades y doctrina militar, optimizando el uso de este medio, bajo la inclusión de la perspectiva del modelo socialista”. TVFANB, según este decreto, es un medio de comunicación que garantiza “la expresión plural de las corrientes de pensamiento, la libre expresión de ideas, sin exclusión”. Solo cabe reiterar que es imposible que cristalice la pluralidad de las ideas y la libertad de disentir en un espacio informativo mediado por la doctrina militar y con un abierto compromiso con el proyecto político revolucionario.

Los programas de TVFANB se explican por sí solos “Somos Chávez Bielorrusia”, “Bolívar camino a la libertad”, “Resumen de noticias TVFANB”, “Video Unidades Militares”, “Adrenalina Militar” “Cocinando con la tropa”. Esta programación no está dirigida a la sociedad civil venezolana sino al Ejército, Armada, Aviación y la Guardia Nacional así como al componente cívico-militar, creado por el presidente Chávez en el año 2007, bajo la denominación de Milicia Nacional Bolivariana, integrada por la Reserva Militar y la Milicia Territorial.  

El mismo presidente Maduro señaló “Esta nueva televisora (TVFANB) va a formar una cultura militar, democrática, revolucionaria y chavista de todo el pueblo venezolano. La idea es que este canal le enseñe la nueva doctrina militar, cuál es la estrategia, las formas de organización y operación para formar una cultura. Tenemos una Fuerza Armada humanista, democrática y ejemplar. Ustedes son un baluarte moral de la patria nueva. Así que donde haya ese baluarte sólido como ustedes deben tener todas las vías para comunicarse con el país”. Con motivo de la salutación Hugo Chávez Vive, el presidente Maduro indicó que TVFANB tendrá como propósito “mostrar la vida de la Fuerza Armada, ahí va a haber seriales, novelas, documentales, programas de concurso pruebas, por ejemplo podemos convertir en programas especiales para enseñarle a la juventud y a nuestro país, los ejercicios militares.”

En estas declaraciones se constata el hecho de que el gobierno nacional utiliza a la Fuerza Armada con miras a profundizar su doctrina política revolucionaria, inspirado en el culto a la personalidad del comandante Chávez. Que la democracia sufre un grave daño institucional con la transferencia de competencias del ámbito civil al militar y con la incorporación de militares en el sector económico, político y comunicacional del país. Que es descabellado pensar que una televisora militar va a transmitir telenovelas y seriales emulando a los canales comerciales; lo cual implica que el gobierno no tiene la más mínima idea de lo que es un servicio público de comunicación democrático.

 

[1] Ex director del ININCO-UCV.