• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

María del Carmen Miguez contesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

--¿Tiene fundamento cultural la opinión en boga, de que cada día es más difícil educar a nuestros hijos? --No sé si es más difícil o, justamente, por los cambios que se registran en la sociedad educar a los hijos hoy involucra tareas, consideraciones y habilidades distintas a las que pudieron tener nuestros padres o nuestros abuelos en su época.

No obstante, siempre existirá una "dificultad" inherente al ejercicio de la paternidad y maternidad que se desprende del deseo de tener o no descendencia. En la medida que el deseo de hijos sea un aspecto más consciente en la persona (y con él su contraparte: el no-deseo) las dificultades serán manejadas y vividas con menos dramatismos.

Por suerte ahora muchas personas pueden elegir entre tener o no descendencia. Esa primera elección allana mucho el camino de la paternidad en el terreno subjetivo. Recordemos que la aparición de los anticonceptivos orales data apenas de 1950. Sólo desde hace unos 60 años las mujeres masivamente han comenzado a elegir sobre su potencial capacidad para la maternidad.

--Usted habla de "padres" en el título de su libro. ¿Están los padres ocupándose de la educación de sus hijos o el asunto sigue, mayoritariamente, en manos de las madres? --Cuando hablo de padres lo hago de manera genérica.

Ahora bien, hombres y mujeres están implicándose en las funciones paterna y materna desde ángulos distintos. Por ejemplo, los padres tradicionalmente se han ocupado de los hijos desde lo económico.

Ese es un aspecto de la crianza en donde ellos, cumplan o no, se han sentido implicados. Ahora nos tropezamos cada vez más con hombres que desempeñan tareas históricamente asignadas a las madres y viceversa.

Aunque lo biológico cuenta y puede ser determinante durante el primer año de vida: El vínculo primario madre-hijo y la capacidad para amamantar, que se sabe es la mejor opción de alimentación para un recién nacido, definen los roles en la temprana infancia. Vemos cómo en muchos otros aspectos de la crianza los hombres participan gustosos.

--¿Hay valores, a su juicio, que deben ser condición sine qua non de la educación familiar? --Sí, los que derivan de los principios universales: Prohibición de incesto y de parricidio.

El respeto a la vida (prohibición de matar y no sólo al padre).

La exogamia y la consideración de lo generacional con sus brechas y diferencias, como garantía de la conservación de la estructura social y familiar.

--¿Deben los padres esperar alguna contribución de la escuela? --Sí, que los instruyan. Que les den herramientas y conocimientos para favorecer su autonomía y la independencia de la familia de origen.

--¿Qué encontrarán los lectores en su libro, Aprender a ser padres? --Textos breves sobre una buena cantidad de temas de crianza y educación de los hijos que invitan a reflexionar y a que cada padre tome su propia decisión con respecto a cada hijo. Eludiendo la tentación de los tips.