• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Leyendo a Andrés Barba

Andrés Barba

Andrés Barba

Este año Anagrama publicó Ha dejado de llover, “novela de nouvelles” del escritor español

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este año Anagrama publicó Ha dejado de llover, “novela de nouvelles” del escritor español Andrés Barba. A través de cuatro historias sin conexión argumental entre sí, el autor retrata la fragmentación emocional de la familia posmoderna en una ciudad global como Madrid. En la primera historia, Paternidad, un joven bajista que conoce la fama por accidente y termina sus días como promotor de bandas de rock, batalla contra una dificultad casi ontológica para entenderse con su pequeño hijo. La ciudad, con sus maravillas y miserias, aparece como una furia silenciosa que acerca, distancia o simplemente marca a los personajes.

Como en Chéjov o en Carver, el silencio es una presencia pesada, un dique de emociones convulsas a punto de reventar, aunque al final el colapso no ocurra u ocurra secretamente, y como alivio, en la más absoluta intimidad. “La soledad se convierte en un reverbero sordo. Soledad suya, pero también soledad del niño… Le alegra saber que el cuerpo del niño crece, que está allí y está solo. Le alegra entrar dentro de su soledad, como si entrar en ella fuese un gesto delicado y difícil, una suspensión y a la vez un deslizamiento”.

La segunda historia, Astucia, aborda la relación de una mujer mayor con sus dos hijas. Barba teje con sutileza el vínculo de dominación-sumisión que existe entre la madre y una de sus hijas, esta última objeto de constantes críticas y manipulaciones pese a los desvelos y sacrificios que durante años ha hecho para cuidarla. “Tú no me quieres”, repite la madre. La otra hija, que reside en Inglaterra y vive su vida un poco al margen, aparece en cambio como la medida de todas las cosas, el ejemplo a seguir: la favorita. La aparición de una joven doméstica colombiana en el mundo de estas tres mujeres creará una ruptura en la dinámica de la familia. Los personajes de Barba viven permanentemente sobre una cuerda floja; habitan una fragilidad que el autor, con maestría, explora y explota situándolos en “la vida misteriosa, ingobernable, pálida, subterránea y a ratos deslumbrante de todos los días”.

En Fidelidad Marina, la hija de un intelectual y de una farmaceuta a la que aborrece por apática y carente de ambiciones, se entrega a un sexo frenético pero artificial con su inseguro novio. Simultáneamente, descubre y entabla una relación fugaz y a escondidas con la examante de su padre, sin que esta sepa quién es Marina en realidad. Es una relación marcada por una especie de espejismo erótico que desaparece con la misma facilidad con la que llega. “Le producía congoja y excitación que estuviese desnuda bajo aquella bata, como si también ella, igual que su padre, sintiese el deseo irrefrenable de atropellarla un poco, de forzarla, como si algo hubiese rozado una membrana minúscula, pero íntima”.

Sea por la prosa ágil y sin artificios o por la incómoda belleza de sus imágenes, lo cierto es que Ha dejado de llover desencaja y conmueve, remueve emociones subterráneas que se apoderan del lector por días. Por eso La hermana de Katia, La ceremonia del porno o El libro de las caídas, otros títulos Barba, se suman desde ya a mi lista de pendientes.

FICHA  DEL LIBRO

Ha dejado de llover

Andrés Barba

Anagrama