• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Juan Rodríguez Suárez funda Mérida y ¿Caracas?

Juan Rodríguez Suárez funda Mérida y ¿Caracas?

Juan Rodríguez Suárez funda Mérida y ¿Caracas?

"El caballero de la capa roja" hace todo lo que tiene que hacer: reparte encomiendas, nombra autoridades y envía emisarios a Pamplona a dar la buena nueva

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La vida de Juan Rodríguez Suárez es tanto o más novelesca que la de su paisano Diego García de Paredes (fundador de Trujillo), y el hecho de haber fundado Mérida sin autorización de la Corona lo hace un caso singular y, en muchos sentidos, revelador de la manera de operar el poder español instituido en América.

Rodríguez Suárez nació en Mérida, en Extremadura, y llega a Cartagena en 1536. Antes estuvo en Argelia, Sicilia, Irlanda e Inglaterra. En la ciudad amurallada se une a Gonzalo Jiménez de Quesada, el fundador de Bogotá, pero no participa en su gesta fundacional.

Sí forma parte de los fundadores de Tunja (1539) y Pamplona (1549), y será precisamente el cabildo de la segunda quien lo comisione para emprender nuevas expediciones en busca de minas, que ya escaseaban en Pamplona. Naturalmente, Rodríguez Suárez siendo vecino principal era miembro del cabildo pamplonés. De allá parte el apodado "El caballero de la Capa Roja" al frente de un contingente de hombres hacia la sierra nevada. Van adentrándose en el territorio de la provincia de Venezuela, abandonando el hoy territorio de Colombia. En Lagunillas decide fundar la ciudad de Mérida, en honor a su urbe natal, rodeado de pamploneses que luego, en algunos casos, trajeron hasta la protourbe a sus familias.

"El caballero de la Capa Roja" hace todo lo que tiene que hacer: reparte encomiendas, nombra autoridades y envía emisarios a Pamplona a dar la buena nueva. A las semanas decide cambiar de sitio, por el castigo del calor reinante y los zancudos, y sube a la mesa de Tatey, donde refunda. Por otra parte, enterados en Bogotá de que ha fundado sin autorización envían a Juan de Maldonado y Ordoñez a hacerlo preso. Cuando este llega a Mérida, Rodríguez Suárez estaba buscando oro en Maracaibo y regresa rápidamente a atender la orden. Maldonado lo hace preso, pero también se avienen en que la ciudad fundada se llame Santiago de los Caballeros, además de Mérida. Regresan juntos a Bogotá y allá juzgan a Rodríguez Suárez y le propinan la pena capital, en 1560, pero el condenado logra escapar hacia Pamplona, valido de las simpatías que despertaba en sus carceleros o de alguna artimaña, no sabemos. En Pamplona los amigos lo protegen y sigue rumbo a Mérida, escapando a la justicia bogotana.

Luego se mueve hacia Trujillo, buscando la protección de su paisano García de Paredes.

Este lo nombra su teniente y lo envía a El Tocuyo, donde ya está el nuevo gobernador de la Provincia de Venezuela: Pablo Collado. Ni García de Paredes ni Collado cumplen la sentencia de Bogotá y, por el contrario, protegen y distinguen a Rodríguez Suárez con nuevas misiones, haciendo útil el dicho colonial de "Se acata, pero no se cumple".

Destina Collado al "condenado" a acompañar a Francisco Fajardo en la conquista de Caracas, siempre riesgosa por la ferocidad de los toromaymas al defender lo suyo. En las refriegas con los aborígenes Rodríguez Suárez pierde tres hijos en un asalto al campamento minero donde pernoctaban los muchachos, pero el padre no se amilana y refunda la villa de San Francisco, en el hato donde ocurrió el primer intento de fundación fallido de Fajardo, en 1561. El mismo sitio que escogió Diego de Losada en 1567 para la fundación defi nitiva de la ciudad. No faltan quienes, con argumentos, consideran a Rodríguez Suárez el fundador de Caracas, y no a Losada.

Estando en la villa de San Francisco reducido por la magnitud de la tragedia familiar, recibe la noticia aterradora de la llegada de Lope de Aguirre y sale del Valle de los Toromaymas a perseguirlo, dominado por la impaciencia y la furia. En las montañas de Lagunetas, cerca de Los Teques, Guacaipuro y Paramaconi, a quienes no estaba buscando, le dan pelea y lo abaten, en 1561, después de tres días batallando. Se desconoce la fecha de nacimiento de Rodríguez Suárez en Extremadura, pero sus 25 años en América fueron interpelantes, a ratos felices, y sin duda accidentados.

Esta de Rodríguez Suárez será la primera vez que una orden y una sentencia emanada de Bogotá no se cumpla en Venezuela, de modo que cuando el general José Antonio Páez desconozca las órdenes emanadas del Congreso de la República de Colombia y de su Vicepresidente, el general Francisco de Paula Santander, en 1826, contaba con un antecedente de casi trescientos años. Obra del desobediente "Caballero de la Capa Roja".