• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Gerardo Reichel-Dolmatoff: un nazi

Un reportaje de Camilo Jiménez Santofimio nos lleva de la mano por un caso que saltó a la opinión pública el pasado 18 de julio, durante un congreso de americanistas que tenía lugar en Viena

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pocos deben ser los lectores venezolanos familiarizados con el nombre de Gerardo Reichel-Dolmatoff (1912-1994), a quien se reconoce como la figura fundacional de la antropología en Colombia: más de treinta libros y un par de centenares de artículos académicos constituyen un legado que difícilmente podría ser objeto de desdén. Si se tratase de un investigador de menores aportes, quizás la revelación no hubiese sido fuente de tal conmoción: y es que lo de Reichel-Dolmatoff destapado el estupor de la comunidad intelectual de Colombia.

Un impecable reportaje de Camilo Jiménez Santofimio, publicado en la revista Arcadia, nos lleva de la mano por el caso, que salió del limitado ámbito académico y saltó a la opinión pública el pasado 18 de julio, durante un congreso de americanistas que tenía lugar en Viena. Con la voz quebrada por el desencanto, Augusto Oyuela-Caicedo, investigador colombiano radicado en Estados Unidos, leyó su ponencia titulada "Gerardo Reichel-Dolmatoff: su legado, pasado y problemas".

En el año 2006 Oyuela-Caicedo había leído una tesis doctoral de David García Rodríguez sobre el papel de Reichel-Dolmatoff en la institucionalización de la antropología en Colombia, donde se insinuaba la existencia de un vínculo con el nazismo. Más adelante, en 2007, en un texto titulado de forma elocuente, "Cómo un austriaco se convirtió en el padre de la antropología colombiana", de Dagmar Ulm, aparecieron nuevos elementos. Azuzado por estas primeras evidencias, Oyuela-Caicedo se abrió paso en su propia investigación.

Los hallazgos presentados en Viena, que podrían amplificarse por nuevas investigaciones en los próximos años, son categóricos. Escribe Camilo Jiménez Santofimio: "Encontró cartas firmadas por él con el grado de Scharführer de las SS y evidencia de que había estado involucrado con las Juventudes Hitlerianas, de que había sido miembro del NSDAP y de la guardia personal de Hitler y entrenador en el campo de concentración de Dachau". Gerardo Reichel-Dolmatoff, además de participar en la Noche de los Cuchillos Largos, habría sido el autor de Confesiones de un asesino de la Gestapo, donde narra el modo en que asesinó a un anciano disparándole a la cabeza.

Como si se tratase de una persona distinta, en Colombia fundó el Instituto Antropológico del Magdalena, en 1945; fundó el Departamento de Antropología de la Universidad de los Andes (1964), y estuvo como profesor invitado en Oxford y en la Universidad de California. Algunos comentaristas han señalado que entre sus libros hay "aportaciones únicas".