• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Foto Féminas. Entrevista con Nina Dotti

Autorretrato Nina Dotti / Foto: Cortesía Museo de Arte Acarigua Araure

Autorretrato Nina Dotti / Foto: Cortesía Museo de Arte Acarigua Araure

“Utilizando exclusivamente imágenes de objetos simbólicos, en ‛Balanzas’, Nina Dotti nos plantea reflexionar sobre los diferentes roles de la mujer, que, según paradigmas sociales, influyen en su condición de género”, señala Benjamín Villares, curador de la muestra “Foto Féminas. Once miradas femeninas en la fotografía contemporánea” del Museo de Arte Acarigua Araure

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

―La exposición Foto Féminas (…) es patrocinada por el Fondo Venezolano Americano para las Artes, y esta fundación designó a 2014 y 2015 como “los años de la mujer en las artes” ¿Puede ser este un llamado a que el mundo cultural venezolano comience a asumir que en el arte local la mujer artista no ha tenido la misma acogida que el artífice masculino?

—Ya van muchos  años desde que las mujeres en las artes visuales iniciamos nuestra batalla para que nuestro trabajo sea visibilizado. Pero definitivamente iniciativas como la del Fondo Venezolano Americano para las Artes, (VAEA), proveerán a los museos nacionales e internacionales la memoria que permitirá a las mujeres  artistas reconocerse como sujetos y no objetos.

En la historia de las artes plásticas venezolanas ha habido artistas como Gego y Marisol Escobar,  que aun habiendo nacido fuera de Venezuela –Marisol nacida en Francia de padres venezolanos y Gego nacida en Alemania y auto exiliada en Venezuela–, fueron reconocidas en su momento como artistas que representaron al país, para la muestra podemos citar dos ejemplos: Gego, en 1959, en el pabellón de Venezuela de la Feria Internacional de Bruselas, y Marisol en la Bienal de Venecia del año 1975.

Yendo más lejos: el Museo de Arte Moderno de New York (MoMA) adquirió en 1959 una obra de Gego para su colección permanente, y ella celebró su primera muestra individual en el Museo de Bellas Artes en 1961. En el caso de Marisol Escobar fue partícipe y representante del Pop Art en New York en los años sesenta y trabajó junto a Warhol en tres de sus películas: Kiss (1963-1964), Bob Indiana (1963) y 13 Most Beautiful Women. En 1957 exhibió junto con Jasper Johns y Robert Rauschenberg en la galería de Leo Castelli en New York.

Por su parte Sofía Ímber, quien será la acreedora de la medalla Páez de VAEA en New York este año, fue de las primeras que compró una obra de Marisol para la colección de lo que era el Macsi.

Pienso que en nuestro país ha habido otro tipo de problemas en nuestra lucha. Los enfrentamientos con los curadores, en algunos casos son un tanto misóginos, y en el caso de las curadoras mujeres muchas veces responde a un asunto de ego. Ejemplos de esto es el caso de Cecilia Fajardo quien sentenció de plagio la obra El vuelo interior de Nan González (Caracas, 1956), obra ganadora de la edición 59 del Salón Arturo Michelena. Esta situación generó una polémica en el seno del cuerpo curatorial que seleccionó y premió la pieza unánimemente, siendo ella misma parte de jurado.

Existen otras artistas que por estas mismas razones, o por no gozar del favoritismo de uno que otro curador, o no formar parte del partido de gobierno de turno, no han sido reconocidas en Venezuela pero si han tenido exposiciones individuales y pertenecen a colecciones importantes en museos en el exterior. Tal es el caso de Nela Ochoa quien ha labrado trayectoria en espacios como el Reina Sofía, el Pérez Art Museum Miami, el Patricia & Phillip Frost Art Museum.

Yo haría una exposición de todas las mujeres artistas venezolanas que pertenecieron a grandes movimientos en la historia del arte e incluiría a Consuelo Méndez, Jeni y Nan, Mercedes Elena González, Ani Villanueva, Nela Ochoa, Marisol y Gego, entre muchas otras.

―Esta exposición busca reflexionar sobre particulares miradas que ofrece cada fotógrafa desde el punto de vista del género. ¿Considera que el circuito artístico venezolano está abierto a recibir y a tomar con seriedad exposiciones de arte con enfoques de género?

 —Claro que si, mientras el enfoque de género sea acerca de cómo asumimos las mujeres nuestra feminidad, es decir, desde nuestra elección sexual, la libertad de expresar nuestras ideas acerca de lo doméstico y la política, la maternidad, el rol de cuidadoras del hogar y fundamento de la familia. Lo que no debemos seguir haciendo es compararnos con los hombres y seguir trabajando para conseguir nuestro espacio. Me atrevería a apostar que si se hiciera un estudio de cuántas mujeres artistas hay hoy en día, estaríamos sorprendidas en descubrir que posiblemente superamos a la cantidad de artistas hombres. Como diría Salma Hayek: “Continúo esperando por el hombre que tenga más bolas que las que yo tengo”.

¿Cuáles son las búsquedas a las que responde su trabajo expuesto en Foto Féminas? ¿Siente que su obra dialoga especialmente con otras de las obras expuestas?

―Considero que el eje común de diálogo es el valor de lo femenino de cada una de las artistas y no el feminismo. El cuerpo, lo doméstico, el lugar donde vivimos, la maternidad, etc., todo esto forma parte de nuestra condición femenina.

¿Sus obras le hablan indistintamente a hombres y mujeres?

—Mis obras abarcan temas universales. Me cuestiono cómo integrar todos los aspectos de mi vida y no tener que estar jugando a ser malabarista para encontrar balance en ella. Por qué debo elegir entre dos cosas importantes si tengo la posibilidad de integrarlas.