• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Foto Féminas. Entrevista con Gala Garrido

Autorretrato Gala Garrido / Foto: Cortesía Museo de Arte Acarigua-Araure

Autorretrato Gala Garrido / Foto: Cortesía Museo de Arte Acarigua-Araure

“En el caso de Gala Garrido aparecen varias direcciones: la sátira del rol con un humor muy venezolano, la resemantización de la figura femenina en el arte contemporáneo y la necesidad de búsqueda de aprobación a partir de la belleza física” (Benjamín Villares, curador de “Foto Féminas. Once miradas femeninas en la fotografía contemporánea venezolana”, exposición que está presentando el Museo de Arte Acarigua-Araure

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—La exposición Foto Féminas (…) es patrocinada por el Fondo Venezolano Americano para las Artes, y esta fundación designó a 2014 y 2015 como “los años de la mujer en las artes”. ¿Puede ser este un llamado a que el mundo cultural venezolano comience a asumir que en el arte local la mujer artista no ha tenido la misma acogida que el artífice masculino?

—Las mujeres nunca han tenido el mismo espacio que los hombres, ni en las artes ni en nada, el espacio que las mujeres ocupan en la sociedad se lo han ido abriendo con mucho esfuerzo. Las condiciones femeninas son muy distintas a las masculinas, mas aún en nuestros países latinoamericanos, lo que es bastante insólito ya que considero que en nuestros países es donde hay un matriarcado mas fuerte, las cabezas de las familias son las madres. Sin embargo las luchas “feministas” para mi hay que replantearlas, nuestros roles y proyecciones también hay que pensarlos con cuidado, las luchas feministas en sus inicios peleaban por la igualdad, por lo menos legalmente ya la obtuvimos, ahora yo me pregunto ¿Queremos ser igual a los hombres? Yo parto de que somos distintos, nuestra relación con la vida es otra, las luchas actualmente deben ser otras. Si no el discurso se queda añejo, despegado de la realidad. Las luchas, discursos y las posturas deben estar constantemente cambiando, todo el tiempo debemos ser críticos incluso con nosotros mismos. Mi trabajo no lo considero feminista ni de género, mi trabajo parte de mis vivencias, de mis angustias como individuo, mi visión es desde lo femenino por que soy mujer. Yo no veo que todo el trabajo que producen los hombres lo estén clasificando constantemente como de género masculino, me parece que ya esa visión de separar nuestro trabajo del de los hombres y seguirlo encasillando en la etiqueta de “feminismo” y “género” es absurdo.

—Esta exposición busca reflexionar sobre particulares miradas que ofrece cada fotógrafa desde el punto de vista del género. ¿Considera que el circuito artístico venezolano está abierto a recibir y a tomar con seriedad exposiciones de arte con enfoques de género?

—Yo creo que el enfoque de género esta caduco, como explicaba anteriormente me niego a que todo trabajo que realice una mujer es automáticamente feminista, ¿vamos a seguir nosotras mismas reafirmando que debemos ser evaluadas aparte? Yo quiero que mi trabajo y el de todas las mujeres lo saquen de esa etiqueta, que sea apreciado por lo que es, que estigma nos estamos autoimponiendo. A los hombres que son artistas no se les está preguntando constantemente si su trabajo habla de la masculinidad, sus trabajos son apreciados desde el discurso individual, son apreciados por lo que son, no los están forzando constantemente a calzar en una etiqueta.

—¿Cuáles son las búsquedas a las que responde su trabajo expuesto en Foto Féminas? ¿Siente que su obra dialoga especialmente con otras de las obras expuestas?

—La selección que hicimos para esta muestra son piezas de varias series de mis puestas en escena. Los temas centrales en mi trabajo son el erotismo y la cotidianidad, estos conceptos son un hilo conductor entre todas mis series. Cada serie tiene en paralelo un detonante distinto, por ejemplo en la María Lionza el tema central es la madre como el único símbolo que respetamos, El Manual para la Buena Ama de Casa es una burla a todos los roles que cotidianamente tenemos que tomar, Ingres, Man Ray y Carmen Miranda es un homenaje cargado de erotismo y  de mucho humor, en I wanna be loved by you el tema central es la soledad y el hastío.

—¿Sus obras le hablan indistintamente a hombres y mujeres?

—Pienso que como toda imagen le habla a individuos, cada persona se ve reflejada en las imágenes porque realmente son como espejos, cada uno le da una lectura distinta porque las lee desde su imaginario y sus subjetividades. Ese proceso es donde las piezas ya empiezan a cobrar una energía que no nos pertenece a los autores. Empiezan a cargarse de nuevos discursos, discursos ajenos a los nuestros.