• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Foto Féminas. Entrevista con María Ángeles Octavio

Autorretrato María Ángeles Octavio / Foto: Cortesía Museo de Arte Acarigua-Araure

Autorretrato María Ángeles Octavio / Foto: Cortesía Museo de Arte Acarigua-Araure

Para Benjamín Villares, curador de la muestra “Foto Féminas” la serie “Ciudad irreal” permite citar a Sandra Pinardi cuando se refiere a realidades difíciles de observar, de aquello que pasa desapercibido, que pareciera negarse al espectáculo (al reclamo de mirada o atención directa): lo que acontece en el centro de una alcantarilla o aparece en las junturas de las rocas de una calle

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La exposición Foto Féminas (…) es patrocinada por el Fondo Venezolano Americano para las Artes, y esta fundación designó a 2014 y 2015 como “los años de la mujer en las artes”. ¿Puede ser este un llamado a que el mundo cultural venezolano comience a asumir que en el arte local la mujer artista no ha tenido la misma acogida que el artífice masculino?

—Este tema es interminable y no creo que tenga salida. Es como el cuento del gallo pelón. Desde mi punto de vista el mundo cultural venezolano debe recibir una muestra de obras de mujeres igual que una muestra de obras hechas por hombres. Sabemos que no es así, pero repito que no creo que valga la pena entrar en ese laberinto. Igual que declaré en el año 2009 cuando Edgar Moreno Uribe me hizo una pregunta sobre la literatura femenina o masculina y dije la literatura no tiene sexo, para mi el arte no tiene sexo.

—Esta exposición busca reflexionar sobre particulares miradas que ofrece cada fotógrafa desde el punto de vista del género. ¿Considera que el circuito artístico venezolano está abierto a recibir y a tomar con seriedad exposiciones de arte con enfoques de género?

—Benjamín Villares curador de la muestra me invitó a participar en una muestra de mujeres siguiendo la línea de VAEA que está celebrando el trabajo de las mujeres. En ningún momento el planteamiento fue un enfoque de género. El contacto a una centena de fotógrafas y visitó sus talleres o pidió se le enviaran muestras de los trabajos recientes de cada una. Hizo una selección y escogió a once fotógrafas. No todas las participantes tienen propuestas de género. Hay mucha poesía claro desde el ojo y la voz de una mujer.

—¿Cuáles son las búsquedas a las que responde su trabajo expuesto en Foto Féminas?

—Mi propuesta plástica plantea una alegoría de la ciudad. Se llama la Ciudad irreal. Luís Miguel Isava, profesor de la Universidad Simón Bolívar dice que al ver mis fotos está mirando una nueva ciudad que sólo existe en el segundo que mi cámara la capta e inmortaliza la urbe recién estrenada. Son efímeras. Duran un instante como decía Cartier Bresson al hablar del hecho fotográfico. Mis fotos congelan un diálogo entre el soporte o piso o asfalto o acera cubierto o bañado de agua por la lluvia o un desnivel que hace que quede agua empozada y se cree un charco, los elementos que allí descansan hojas, cigarrillos, papeles, frutas, basura, flores y aquello que por efecto del agua y la luz se refleja en su superficie creando una nueva imagen que sublima lo pedestre y lo lleva a una dimensión de irrealidad que al ser vista crea una nueva realidad.

La composición cromática es muy importante para mi ojo. Los elementos armonizan creando a veces ilusiones ópticas de gran aesthesis.

—¿Siente que su obra dialoga especialmente con otras de las obras expuestas?

—Desde el segundo en que las obras son colocadas en un espacio común comienza la tertulia de las estéticas. Las propuestas se re significan creando un significado mayor. En el Museo de Arte Acarigua-Araure se ha creado con Foto Féminas una conversación ordenada y armoniosa en al que se plantean miradas urbanas, poéticas, feministas, de denuncia, de culto al cuerpo, ahora bien todas estás miradas le pertenecen a mujeres venezolanas que de una u otra forma dejan sus vidas en estas imágenes.

—¿Sus obras le hablan indistintamente a hombres y mujeres?

—Por supuesto, no creo que el arte esté dirigido a hombres o mujeres. Está dirigido a la sensibilidad. Busca conectar con quien lo ve. Despertar en ésta persona alguna memoria o referente que lo hace sentirse cercano o molesto. En fin apunta a una generar una emoción ya para sentir una emoción no hace falta ser hombre o mujer hace falta ser un ser humano sensible.