• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Encuentros entre líneas: El rescate del fotógrafo olvidado

Henrique Avril | Foto cortesía

Henrique Avril | Foto cortesía

Antonio Padrón Toro es el autor de “Henrique Avril, el relator gráfico del paisaje venezolano”. Este libro resalta la historia de este personaje del siglo XIX considerado el primer reportero gráfico de Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Henrique Avril nació en 1870, cuenta el Sr. Padrón en las líneas de su libro. Hace ya unas semanas que la Fundación Bancaribe lanzó su obra con todos los lujos desde el pent house de su sede en El Rosal. Fue una íntima presentación, para los más allegados, involucrados en la edición, y para algunos de la prensa. Una invitación privilegiada; un evento de primera. Henrique Avril, el relator el relator gráfico del paisaje venezolano entró a las listas de publicaciones con lujosos halagos.



Antonio Padrón en la presentación del libro Henrique Avril, el relator el relator gráfico del paisaje venezolano | Foto: Ricardo Jiménez

A finales del siglo XIX la fotografía en Venezuela apenas comenzaba a hacerse popular. La llegada de tecnología un tanto más liviana facilitó la movilidad de los fotógrafos pero todavía los altos costos y lo difícil de la consecución de las piezas limitaba a quienes se interesaban en el arte. En medio de un país que todavía se construye, poco a poco van apareciendo los fotógrafos de profesión. El estilo de moda: el retrato.

Así aparecen en escena Henrique Avril y su hermano, Héctor, como los emprendedores de una de las primeras empresas de fotografía “artística” del país. Así también comienza poco a poco a forjarse este hombre en la profesión y en el arte. Pronto se convertiría –según le nombra Humberto Cuenca– en el primer reportero gráfico de Venezuela. Entre sus viajes y sus retratos, Avril conseguiría ser el fotógrafo con mayor trayectoria en la vida de la revista El Cojo Ilustrado sobre todo con sus imágenes criollistas que capturaban el nor-oriente del país. Y es que de los 23 años de la revista, 17 muestran colaboraciones del “distinguido amigo” Avril.

Es gracias a las páginas que se guardan de la reconocida publicación que el Sr. Padrón da cuenta de este importante personaje y así comienza en su viaje personal de rescatar la historia del fotógrafo olvidado entre las páginas de Venezuela. Durante 10 años estuvo siguiéndole la pista a Avril. Desde Barinas a Barquisimeto, de Carúpano a Puerto Cabello, Padrón y todo un equipo de colaboradores lograron finalmente documentar la vida y el legado de Henrique Avril.

Antonio Padrón Toro es periodista e historiador. Es, como le llaman, un “cronista de la fotografía”. Se interesó por este arte desde que inició sus estudios y se ha dedicado a la investigación por más de 30 años. Finalmente, aquí está frente a nosotros, orgulloso de presentarnos al olvidado fotógrafo y su obra. Después de todo, fue Padrón el responsable de seleccionar las 171 fotografías tomadas para El Cojo Ilustrado (de un archivo de 310 fotografías, parte de la colección de Asdrúbal González) y traerlas a este siglo, a este momento frente a nosotros, con la ayuda de Raúl Azuaje, encargado del diseño y la diagramación.



Antonio Padrón y Raúl Azuaje | Foto: Ricardo Jiménez

Reunidos en aquel espacio en El Rosal, Carlos Hernández Delfino, vicepresidente de la Fundación Bancaribe, tomó con orgullo este libro porque relata también la historia de la Venezuela del siglo XIX. La obra de Avril, nos cuenta, “es también una ventana a la historia de las gentes, de las modas, de las costumbres sociales. La gente era el centro de gravedad de la obra de Avril: cómo estaba conformada la sociedad y –también– cómo se veían afectados con los enfrentamientos civiles de la época…”. Henrique Avril es el mejor ejemplo de que “la fotografía es la memoria del país”.

Murió el fotógrafo en 1950, en Puerto Cabello. La narración de su vida quedó finalmente plasmada en este libro, editado un poco como proyecto de investigación, un poco como copia de registros fotográficos. Es una lectura a veces emocionante a veces muy científica pero que nos deja el sabor triunfante de reconocer al que inició la labor del reportero gráfico en nuestro país. Nada más y nada menos.  

Desde aquel día en la torre Bancaribe, la historia rescatada del fotógrafo hace gira por distintos eventos literarios de la ciudad. El 30 de abril volverá el Sr. Padrón a presentar a Avril en la librería El Buscón del Trasnocho Cultural en el Paseo Las Mercedes. Apenas un día después, el 1 de mayo, estará también frente a los asistentes a la Feria del libro de Chacao en la Plaza Francia de Altamira. Esa es su manera de honrar a quien le inspiró tantos años.