• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Encuentros entre líneas: los íconos de la ciudad romana

SPQR / Foto cortesía Galería TRESy3

SPQR / Foto cortesía Galería TRESy3

El jueves pasado inauguró Carlos Arvelaiz su primera exposición individual en una muestra que continúa el recorrido fotográfico por Italia que tomó como proyecto desde hace dos años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace dos años que Carlos Arvelaiz empezó su recorrido por Italia con objetivo en mente: la fotografía. La primera vez viajó como parte de un grupo a través de los campos y trajeron de vuelta Apuntes de un viaje que se expuso en la Galería TRESy3 en el 2013. En aquella ocasión los cuatro viajeros venezolanos Carlos Arvelaiz, Marco Aguilar, Óscar Lucien y José Carlos Fernández guiados por los italianos Luca Pagliari y Salvatore Elefante consiguieron retratar los paisajes rurales recorriendo 6200 kilómetros durante cinco semanas.

Aquel viaje dejó con ganas a Arvelaiz. Nuevamente se embarcó por cinco semanas a una aventura esta vez más personal que se convertiría en su primera muestra individual. “Esta vez voy a hacer un viaje urbano”, se dijo, para dar respuesta a aquella ruralidad. Luego pensó: “No puedo ser tan ambicioso de cubrir tantas ciudades en el mismo tiempo porque me voy a convertir en un viajero japonés: dos días en Milán, dos días en Roma… sin cubrir absolutamente nada. Es preferible hacer un análisis de una zona y quedarme allí”.

Roma, o mejor dicho, Senatus Populusque Romanus, fue la opción más clara. La exposición, que lleva el mismo nombre de la ciudad –SPQR–, relata el recorrido de Carlos Arvelaiz a través de los íconos antiguos y modernos de Roma que nos cuentan la historia de la cultura occidental. Esto hace que haya una identificación del espectador con los símbolos a medida que avanza la mirada.

“El proyecto se denominó SPQR porque era el nombre oficial de Roma capital en la era republicana, hace 2000 años. Se traduce desde el latín como el pueblo y el senado de Roma. Actualmente, después de los años 50, la municipalidad de Roma decidió volver a utilizar el acrónimo para identificarse. Así, cuando caminas por sus calles empiezas a detallar, por ejemplo, que el alcantarillado público… las vallas publicitarias oficiales… los decretos municipales… están identificados con el acrónimo”.

Desde las primeras imágenes se puede ver la iconografía romana como si representara un drama teatral: figuras rotas, desoladas… en ruinas. Carlos Arvelaiz y Ricardo Jiménez, curador de la muestra, hacen que el espectador acompañe al fotógrafo en un viaje desde lo antiguo a lo moderno, en el que los íconos se transforman en un nuevo legado. “Y comienzas a ver una ciudad que te da la espalda como viajero –o como romano– y que comienza a presentar una estructura que no es la que está comúnmente en una guía de viajes”.

“Lo que es interesante en la muestra es que la iconografía nunca se pierde”. Incluso las imágenes más simples igualmente no se alejan en el diseño moderno no se alejan de la iconografía tradicional de la antigua roma: una típica escena de película, o una imagen del papa en la “Iglesia argentina” que realmente puede pasar desapercibida como de cualquier parroquia. El paisaje romano común es luego el que se exhibe en la foto ante una estructura que probablemente ya ni se nota en su cotidianidad.

Esta es la crónica narrada por un fotógrafo –en realidad un abogado– encantado por la historia que toma las fotos con paciencia, con trípode y tela negra, como en los años 60 y que no pretende nada más que mostrar una Roma que se vuelve inevitable.

“Yo nunca pude dejar de decirte lo que realmente soy: un visitante que, a pesar de lo que te puedan decir los romanos, está embelesado; y que disfruta de las vistas de esas ruinas que me son tan ajenas”.

Galería TRESy3 acompaña una vez más a Arvelaiz en su proyecto sobre una mirada cultural y urbana de Roma. La exposición inaugurada el pasado 10 de septiembre estará hasta el domingo 11 de octubre.