• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Encuentros entre líneas: Nada es permanente

Gerald Espinoza / Foto cortesía Centro Cultural Chacao

Gerald Espinoza / Foto cortesía Centro Cultural Chacao

Gerald Espinoza inauguró el domingo pasado su nueva exposición en La Caja del Centro Cultural Chacao. Una muestra subliminal de lo que nos queda en el inconsciente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gerald Espinoza es “un observador de lo urbano”. Así se define a sí mismo ante el artista Alberto Asprino en una conversación que sirve como catálogo de su nueva exposición, Nada es permanente. De lo cotidiano, utiliza las imágenes más comunes para tomar de ellos un instante y plasmarlo en su obra.

El espacio La Caja del Centro Cultural Chacao reabrió sus puertas el pasado 14 de febrero con piezas que juegan con las sensaciones del espectador. “Son tres momentos distintos”, explica el artista, quien utiliza las formas y los colores para transformar los momentos y llevarlos al límite de la percepción. 10 pinturas, 8 collages y 2 murales –uno de ellos con video– componen este trabajo que toma su inspiración en la influencia de lo digital en nuestra cotidianidad.

Desde su exhibición pasada, Lapizcopio, Gerald Espinoza ha tomado un salto a lo abstracto. Por un momento abandona lo figurativo pero no del todo: quedan algunos trazos en los que conserva su estilo. Encuentras formas y texturas sobrepuestas que hilan una pintura a la siguiente, y que saltan a los collages con fragmentos arquitectónicos que son reutilizados en los murales y de vuelta a las pinturas plasmadas como sombras, “como la sombra de Peter Pan: algo que tiene vida afuera de lo que alguna vez fue”.

Nada es permanete parece querer decir lo contrario. Espinoza tiene la intensión de recuperar los elementos de un momento, de un instante, pero que luego dejan de ser, “porque nada es permanente”. De esa manera las formas constituyen un collage en constante movimiento entre una pieza y otra, “como en una especie de reciclaje de la imagen”, pensando en qué tanto y por cuánto tiempo puede retener el espectador esas formas.

Se trata de la transformación de la luz, del color, de la imagen; pero sobre todo se trata de la percepción, de las sensaciones que quedan plasmadas en el cerebro después del constante bombardeo de imágenes digitales: los comics, las películas animadas, el YouTube, el Facebook… “Es como un diario que se va reescribiendo cada día” y de aquellos trazos queda lo abstracto.

Para Gerald Espinoza, este trabajo significó tomar un camino paralelo al de la ilustración pero sin abandonar la experimentación con eso que nos ocurre día a día. Es un cambio por algo más energético que narrativo pero que de alguna manera es consecuencia de aquello (de la ilustración). “Me gusta porque no es un corte, sino que es un todo que continúa”.      


Nada es permanente

Gerald Espinoza

Lugar: La Caja, Centro Cultural Chacao

Fecha: febrero – abril, 2016