• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Encuentros entre líneas: El deseo de esta ciudad cautiva

Foto: Cortesía Alcaldía de Chacao

Esquina de Ideas, foro “Hablemos de lo que viene” / Fotos: Félix Espinoza, cortesía Alcaldía de Chacao

“Hablemos de lo que viene” fue el título que Cultura Chacao le dio a su ciclo de foros organizados los días 27, 28 y 29 de enero –y que continúan esta primera semana de febrero– para dedicar el comienzo del año a la tertulia. Los testimonios acerca de la política, la economía, acerca de nuestra democracia y, sobre todo, de la recuperación de los espacios públicos ocuparon el tiempo de esta Esquina de Ideas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay dos versiones de esta ciudad: una siempre presente, desatada. Amenazadora, violenta y corrupta. La otra, esa que vemos casi entre las ramas de un frondoso arbusto, es una cosmopolita a ratos. Agradable, vibrante y esperanzadora. Es una ciudad atrapada entre las ruidosas calles y los poderosos regentes, desinteresados. Cautiva y rendida, Caracas se esconde desesperada, también lo hacemos los caraqueños, buscando salir del desastre cotidiano y luchando por espacios de armonía urbana. Es un grito de rebelión a punto de explotar.

La Plaza de Los Palos Grandes, como bien la define Federico Vegas, es el espacio perfecto. Es el modelo a imitar cuando se habla de recuperación de la ciudad. Ahí, la tarde es tranquila: la clase de yoga está por terminar, los vecinos toman un café, la biblioteca despide a sus últimos usuarios y algunas bicicletas decoran el costado de la plaza. Las gradas se llenan ante una tarima temporal que recibirá a los invitados especiales del foro. Seis días en total que esperan ver a expertos mientras conversan sobre “historia, política, economía y petróleo, sociedad y desarrollo”. La propuesta, cuenta Albe Pérez, presidenta de Cultura Chacao, busca brindar un espacio de discusión pues “una de las mayores carencias de los ciudadanos es conseguir respuestas o argumentos para comprender esta vorágine cotidiana”. Se trata de un intento por recuperar una ciudad perdida.   


Hace muchos años que los caraqueños dejamos de habitar nuestra Caracas deseada. En estos días –más que nunca– la buscamos, la esperamos; pocos realmente la hacen. De eso quisieron hablarnos Federico Vegas y Cheo Carvajal en la Esquina de Ideas de la Plaza Los Palos Grandes el pasado miércoles 28 de enero: de nuestra labor en conseguir la ciudad que queremos. Y es que, cegados por un modelo de Estado paternalista –el modelo clásico de la Venezuela petrolera–, esperamos que sean las instituciones gubernamentales las que recapaciten y cambien este modo caótico de hacer ciudad. ¿Y los ciudadanos qué? Lo primero –nos corrigen Vegas y Carvajal–: entendamos que nos toca a los vecinos construir –reconstruir– los espacios y conectar los puentes. Es nuestra labor la de hacer ciudad.

Hoy los espacios que quedan están desconectados, alejados unos de otros, olvidados incluso. Caracas ha dejado de transformarse coherentemente y esta “especie de archipiélago” pintada de colores ideológicos irreconciliables nos rechaza violentamente. ¿Qué otro tipo de ciudadanos se espera de una ciudad amenazante? Pues ciudadanos temerosos, llenos de rencor. El cambio que urge no es solo el que viene de arriba, desde el poder del gobierno, es el de los ciudadanos perdidos en la ciudad de la furia. Ahora, “hablemos de lo que viene”. Nos corresponde conseguir a esos que logran superar los fanatismos y que guardan esperanzas de “la ciudad deseada –la que nos cuenta Cheo Carvajal–, la ciudad compacta, la que funciona mejor, durante el día”, y en la noche. Son ellos quienes liderarán la rebelión de esta ciudad cautiva.


Escuchamos entonces a estos expertos: a Federico Vegas, Cheo Carvajal y Xariell Sarabia que saben cómo “multiplicar la visión de una ciudad posible”; a Elías Pino Iturrieta, Roberto Casanova e Inés Quintero que bien conocen que “Hemos pasado momentos complicados”; a Ramón Guillermo Aveledo, Américo Martín y al alcalde Ramón Muchacho que prueban que vivimos “La democracia puesta al límite”. Y seguiremos escuchando sobre “Este país petrolero que somos”, tomaremos “Notas a propósito de la política” y “En relación con la economía y nosotros, los ciudadanos” en esta Esquina de Ideas porque reflejan un ideal de ciudad.


En esa tarde de miércoles, –como bien describe Albe Pérez en su twitter– “que la jornada termine hablando de la ciudad deseada en las voces de Federico Vegas y @caracasapie –Cheo Carvajal–, es otra razón para seguir creyendo”. Ahí, frente a ellos, sentados en ese espacio público, gratuito, en el que nos sentimos seguros, protegidos, pudimos imaginarnos un país que se recupera. Es una idea romántica, sí. Es culpa del anhelo. Y mientras nos levantamos pensamos en la Caracas que se nos escapa. Es un deseo que se repite cada día. Cada hora. Cada minuto. Un susurro que pronto –esperemos– estallará a gritos.