• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Encuentros entre líneas: la “ciudad marinera y mariscala”

El libro forma parte de la colección Imágenes de mi ciudad de Ediciones Ekaré

El libro forma parte de la colección Imágenes de mi ciudad de Ediciones Ekaré

“Imágenes de Cumaná” fue publicado el año pasado para celebrar el cumpleaños 500 de La Primogénita. Fundada en 1515, su historia se cuenta en este libro desde los primeros grabados de los conquistadores y exploradores hasta las fotografías de una capital “modernizada”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La historia de la ciudad de Cumaná se cuela en las escuelas primarias como parte de un resumido recuento de la conquista de las Américas y porque desempeñó un papel principal en los años que duraron las guerras de Independencia. Lo cierto es que Santa Inés de Cumaná fue uno de los centros más importantes de Las Indias –como le llamaban los primeros conquistadores–, y por mucho tiempo más. Hoy, aunque un poco olvidada, continúa entre las primeras capitales de Venezuela.

Por esto, y por su cumpleaños número 500 el año pasado, Ediciones Ekaré aliados a Fundación de Empresas Polar reunieron más de 110 imágenes desde los primeros grabados hasta las fotografías de 2015 para contar su historia completa, desde todos sus lados: los primeros habitantes, la conquista, su crecimiento en la colonia, la república; sobre los pescadores, los guerreros y los comerciantes; sobre la Cumaná del pasado y la del futuro.

Llamada primero el Puerto de Perlas, la Primogénita –así le dicen de cariño– fue el primer asentamiento en tierra firme que hicieron los marineros españoles. Fueron los franciscanos quienes primero construyeron en el puerto al este del río Cumaná –ahora Manzanares– una iglesia y un convento. “Enseñaban religión y español”. Esto lo aprendemos todos en la escuela. También aprendemos que allí antes vivían los guaiqueríes y los cumanagotos, separados por el río, relativamente en paz.

Lo que mejor nos cuenta Eduardo Mayorbe, el autor de “Imágenes de Cumaná”, son los detalles de aquellos pobladores, y de cómo se van transformando esa iglesia y convento en una de las poblaciones de mayor importancia para los mercaderes colonos y la Corona. Cada página es acompañada por un grabado, un mapa, una pintura o una foto de los archivos de la Biblioteca Nacional o de las colecciones de destacados pintores y fotógrafos. Cada página es también adornada por las ilustraciones de Amelie Areco que convierte la lectura en algo más pueril más que en una larga lección de historia.

Para Ediciones Ekaré, “Imágenes de Cumaná” es la cuarta entrega –la tercera en alianza con Fundación de Empresas Polar– de la colección Imágenes de mi ciudad, creada por Verónica Uribe. Como sus predecesores, este libro intenta que los lectores “dialoguen con nuestra cultura” más allá de simplemente documentar una historia.

En pequeños trozos, Mayorbe retrata a Cumaná en cada detalle: Desde las descripciones de Jacques-Nicolas Bellin sobre los indios de las Guayanas hasta el crecimiento moderno apreciables en las fotografías de Manuel Tineo, Cumaná desde el aire, pasando por todas las actividades que alguna vez definieron a los cumaneses. Nos cuenta lo que dijeron los exploradores europeos Humboldt, de Bry, Bonpland y Depons quienes describieron la paradisiaca región, y nos enseña las fotografías de Henrique Avril durante la reconstrucción de la ciudad a principios del siglo XX, o las imágenes de Tineo y Rafael Salvatore que documentan una urbe industrial y comercial.

Cumaná hace a los cumaneses: En su historia nace la identidad de sus hijos, pescadores, cazadores y guerreros, pero más que todo de gentiles y avispados. “Casi todo cumanés intenta ser poeta y muchos lo han sido”, porque es tierra de sensibles intelectuales y de impetuosos valientes. Es “la ciudad marinera y mariscala”, como le llamó algún día el gran Andrés Eloy Blanco.

 

“Cumaná, primera entrada a tierra firme, se hizo un mundo propio. Anclada en el recodo de un golfo de mar quieto, se levanta entre rezos, codicias y matanzas. En su puerto se reciben y envían las riquezas de uno y otro continente, y en su tierra se labra el mestizaje”.

Imágenes de Cumaná, Ediciones Ekaré (2015)