• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Encuentros entre líneas: el arte de “cultivar el alma”

Organicarte | Foto: Cortesía

Organicarte | Foto: Cortesía

La exposición de Ricardo Gil en el Centro de Arte Los Galpones fue el motivo para que Perán Erminy se presentara el pasado domingo en un conversatorio dedicado al Arte y la Naturaleza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

–¿Por qué hacer una pintura de una flor? –nos preguntó el maestro– ¿Es que acaso nos sirve de algo pintar un paisaje? Yo creo que sí, que cuando hacemos arte de la naturaleza intentamos acercarnos al paraíso perdido.

El “maestro”, Perán Erminy, como le dicen los que le saludan con familiaridad en el público, llegó la mañana del domingo con algo de retraso. En el G15 le esperábamos con calma mientras paseábamos entre los arreglos florales de la exhibición y los más allegados conversaban con el artista. La pequeña sala se fue llenando poco a poco, sobre todo de mujeres, como esperando a que llegara el profesor a dar su clase de hidroponía.

La exposición, que desde diciembre cubre los rincones de este galpón número 15, se trata de resaltar la belleza de lo orgánico. El trabajo de Ricardo Gil pretende llenar esta sala de arte con la belleza de las flores a través de las técnicas de construcción de jardines verticales. Estos “Cultivos de Arte”, como los llama su creador, nos rodean de manera que podamos íntimamente apreciarlos, entrar en contacto con ellos y alimentar nuestras almas, “porque las flores satisfacen el espíritu” –insiten Gil y Erminy.

Un poco improvisando, otro tanto en medio de historias de vida, Perán Erminy–crítico y especialista en artes visuales– lanza al público su versión de este arte natural que sobrevive a la deshumanización de las ciudades que se pierden en el caos, se afixian en lo artificial, enterradas bajo “puro cemento”. Caracas podría perderse en este infinito de edificios si no estuvisiese el Ávila. Nuestro norte. La ciudad se mimetiza con el verde y azul de la montaña y es arte. Inspira. Se convierte en el foco de los artistas, y también de las amas de casa que decoran alrededor de las ventanas. De ellas también habla Erminy.

–Nadie ha inventado en Venezuela el género de pintar paisajes. Desde el año 345 en China se pintaban las flores –Continúa el maestro. Es un tema infinito, como el de la búsqueda del conocimiento, desde el principio de las civilizaciones, el surgimiento de las ciencias, el origen de las artes… Es el reflejo del orden y el desorden, el equilibrio natural puesto en contacto con los deseos humanos: “un sinfín de posibilidades”. Es el arte cursi y romántico, pero necesario.

Desde los paisajes de Manuel Cabré hasta las eróticas flores de Ana María Ferris, el arte de “pintar la naturaleza” ha evolucionado en Venezuela, como en cualquier otra parte del mundo, según las necesidades que cada artista pretende satisfacer en su infinita búsqueda por el conocimiento –“el pecado inadmisible”, lo llama Perán– que les devolverá su propio pedacito de paraíso perdido. “Es un área de la conducta sin definición”: tomar de la naturaleza para hacer algo estético.

En esta muestra, el paisajista Ricardo Gil busca sensibilizar al espectador, despertar un interés por lo natural y, últimadamente, generar conciencia por el medio ambiente. Varias veces le oímos repertir: se trata de “cultivar el alma”. Su trabajo recuerda a Perán Erminy aquellos jardines imaginarios de Babilonia, o los modernos de Madrid, que rescatan espacios públicos y privados dentro de los mundos artificiales. Finalmente, cada obra significará algo diferente para quien las mire. Como significa cada flor, cada rama y cada hoja para Ricado cuando las arreglaba.


La Tierra, el Agua, el Fuego. El artista –porque hay que llamarlo artista– recurre constantemente a los elementos de la naturaleza y sintetizados con las técnicas modernas, elabora estas piezas orgánicas. Son jardines verticales portátiles. Abandona las pinturas y convierte a las flores en cuadros, en Arte Orgánico. El próximo domingo cierra la exposición y Gil estará ahí –a partir de las 11:00– para hablarnos esta vez de sus técnicas y de sus jardines verticales.