• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Encuentros entre líneas: Filuc 2016, nueva y recargada

Francia ofreció un amplio espacio que instaba a la conexión entre los visitantes y los escritores invitados / Foto Lucía Jiménez

Francia ofreció un amplio espacio que instaba a la conexión entre los visitantes y los escritores invitados / Foto Lucía Jiménez

Desde el pasado viernes 14, con la expectativa de una nueva sede, la primera fiesta del libro de Venezuela inauguró la 17 edición con un programa de actividades que se extenderá hasta el domingo 23. Francisco de Miranda y el arte del Museo d'Orsay hicieron honor a la presencia de Francia entre los aliados de este año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Es un momento muy especial”, comenzó diciendo Frédéric Desagneaux, Embajador de Francia en Venezuela. Se refería por supuesto a la celebración de la 17 edición de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo –Filuc 2016– que iniciaría oficialmente el sábado 15 de octubre.

Con protocolo de antaño

En la gala inaugural, el viernes por la noche, el diplomático siguió a la Rectora, profesora Jessy Divo de Romero, en un discurso que versaba sobre los puntos en común de las historias de ambos países, comenzando por la participación de Francisco de Miranda en la Revolución Francesa y en la Guerra de Independencia venezolana, sin olvidar a Lorenzo Vigas y Miguel bonefoy, quienes actualmente son puentes entre los dos países: “todos ellos son autores de páginas que quedan grabadas en nuestras memorias colectivas; páginas del pasado que son promesas del futuro”.

Desde las 6:30 de la tarde, en la Galería Universitaria Braulio Salazar –G.U.B.S–, un muy protocolar moderador dio inicio al acto. Su voz, fuerte y resonante, recordaba aquellos eventos de antaño, o al anunciante de Sábado Sensacional, si les aborda el tono humorístico. Divo de Romero tomó la batuta con una fuerte convicción: “Nuestra Filuc es un auténtico diálogo, el que diferentes culturas y nacionalidades se encuentran. Esta es una fiesta de la letra y del papel que se celebra desde la diferencia, sin ideologías”. Aunque no deja de tener un tono político, celebra la fraternidad y las alianzas conseguidas.

Después de las palabras emotivas de la Rectora y los agradecimientos del Embajador, el podio recibió al profesor emérito de la Universidad de Soborna, François Delprat. Investigador y Doctor en Letras, Delprat lideró la conferencia de esa noche, “Afán de saber, placer de leer: la novela de viajes”. “Escribir es desvelar el mundo y ponerlo al servicio de la sociedad”, comenzó a decir mientras agradecía su participación al público y a los organizadores.       

El evento esa noche también sirvió de marco a la entrega del reconocimiento al académico francés y al escritor español Manuel Vilas, quienes recibieron la Orden Alejo Zuloaga Egusquiza por parte de las autoridades de la Universidad de Carabobo.

Sábado de expectativas

A las 10:00 am abrirían oficialmente las puertas de Filuc 2016. En el Centro Internacional de Eventos Múltiples  –CIEM–, la feria servirá una vez más como el espacio de encuentro a miles de lectores, además de escritores, poetas, y representantes de diversas editoriales del país. Todos ellos se dieron cita esa mañana del sábado.

La expectativa de los organizadores se dio a conocer. El nuevo lugar abre un universo de posibilidades que podrían significar el éxito o el fracaso del evento. “Asumimos el reto”, como lo llamó Rosa María Tovar, presidenta del comité organizador de Filuc; sin embargo, el cambio parece ser favorable: gran cantidad de visitantes entran a cada minuto.

Las puertas se abrieron a una enorme tienda que descubre "Las imágenes del Museo d'Orsay" en una bienvenida espaciosa y calmada. Unos pasos adelante y comienza el despliegue de más de 60 stands expositores en la que editoriales mostraban sus colecciones y novedades. El encuentro comenzaba.

Como en forma de espiral, un recorrido casi ininterrumpido se puede hacer desde la entrada a la salida si se tiene suficiente tiempo. Las paradas obligadas: Pasando por las novedades de Libros El Nacional, consigue la sala de la Embajada de Francia, amplia y con mesas de pie que permiten al lector compartir con los escritores invitados Pierre Ducrozet, Miguel Bonnefoy y François-Henri Désérable; consiga el “bistró” al estilo campo afrancesado justo al lado de Planeta para la hora del almuerzo –aproveche la cercanía a la editorial para explorar sus nuevos títulos–, pase por el puesto de Libros del Fuego y busque el nuevo libro de la poeta venezolana Blanca Strepponi, Crónicas Budistas o recoja un ejemplar de los Cuentos de Salvador Garmendia reeditados por Fundavag. En el Café Concert, a mitad de camino, busque los batidos naturales en la esquina izquierda cuyos sabores son sorprendentemente vitalizantes. O, si es más tradicional, un café y un sánduche de pernil pueden saciar el hambre. Siga el paso y consiga el puesto de Letra Muerta que tiene unos bolsos ideales para cargar los libros comprados –y eche un ojo al hermoso poemario de Ida Gramcko–. Al final del recorrido se encontrará con las salas de conversatorios, Yves Bonnefoy y Teresa de la Parra, además del Chamario, que ofrece actividades para los pequeños.

La disposición del lugar ha dejado los salones algo escondidos así que el visitante debe darse a la tarea de buscar realmente si le interesa algo del programa, pero eso no detuvo a los espectadores. Las presentaciones mantuvieron siempre un público constante e interesado.

La recomendación de los organizadores es que los asistentes se tomen su tiempo para explorar el lugar y ver con calma toda la oferta. Hombres y mujeres con camisetas azul marino de Filuc –parecían un centenar de ellos– están por todos lados dispuestos a servir de guía a quien lo necesite.

Si todos los días son como el sábado, la fiesta será un éxito.

Premiado dominguero

Filuc 2016 sirvió de escenario para anunciar el sábado el inicio del Premio Franco Venezolano a la Joven Vocación Literaria al que podrán postularse escritores entre 18 y 28 años de edad. El concurso está patrocinado por la Embajada de Francia y tiene la finalidad de estimular el desarrollo creativo.

El domingo también fue un día para premios. En una ceremonia que devolvió el aire protocolar al evento, se encontraron nuevamente la Rectora Divo de Romero, la profesora Rosa María Tovar y Antonio López Ortega, del comité organizador de Filuc, Federico Prieto de la editorial Fundavag y los escritores Victoria de Stefano y Joaquín Marta Sosa dieron lectura al veredicto del Premio Anual de Cuento Salvador Garmendia.

El primer lugar fue otorgado a Luis Moreno Villamediana por “El colocador”. Los cuentos “Mi hermano mayor”, de Mario Morenza; “El mapa de las cicatrices”, de Luis Guillermo Franquis; “Bajo tierra, fuera de vista” de Carlos Egaña, y “El Dolor”, de Víctor Mosqueda, recibieron mención honorífica.

 

En su discurso inaugural, el Embajador Desagneauz anunciaba el éxito que, tan solo por haber conseguido superar los obstáculos y enfrentar los riesgos, significaba la realización de esta Feria Internacional del Libro en estos tiempos en que la cultura se enfrenta al abandono. De seguir así, el evento hará realidad sus palabras: “Creo que hemos logrado una Filuc que quedará para el recuerdo”.