• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Diego Moreno: El libro no está en crisis

Diego Moreno

Diego Moreno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nørdicalibros nació hace ocho años con la particular intención de convertirse en la referencia editorial sobre los países nórdicos para el mundo hispanohablante. El creador del sello es Diego Moreno, un apasionado lector de escritores nacidos en las remotas naciones de Noruega, Islandia, Suecia Dinamarca o Finlandia cuyo interés en estos autores comenzó cuando leyó la novela Hambre, de Knut Hamsun, autor noruego galardonado con el Premio Nobel en 1920.

“Me enamoré de su manera de narrar, de su sencillez poética y de su forma de tratar los temas que afectan a los individuos en sus sociedades con un estilo directo y efectivo. Curiosamente, muchos de estos rasgos están presentes también en la mejor narrativa norteamericana”, explica el editor que lamenta que lo más popular de las variadas letras de los países que admira sean las novelas policiales de Steig Larson, autor de la serie Milenium.

A pesar de haber sido galardonado con uno de los premios literarios más importantes del mundo, Hamsun es un autor poco conocido, pues en la década de los años treinta perdió el beneplácito de la crítica por la admiración que le profesaba al nazismo y a su líder principal, Adolf Hitler. Esto hizo que casi no se le tradujera. Y las raras veces que llegaban traducciones del autor a España, venían hechas no desde su lengua original, el noruego, sino desde el alemán o el francés, cambiando el sentido de la prosa.

Sin embargo, en 1890 cuando salió Sult –que en castellano se traduce como “hambre”– fue uno de los autores más importantes de Europa y contribuyó a sacar a la cultura nórdica de su aislamiento. Fue una influencia importante para otros escritores como Thomas Mann y Maxim Gorki y estadounidenses como Henry Miller y Charles Bukowski.

El sello, que en 2008 ganó el premio nacional de España a la mejor labor editorial, no sólo se propone editar las obras fundamentales de los países nórdicos, sino que ha rescatado los libros ilustrados para adultos y adelanta, poco a poco, uno de los catálogos más completos de autores clásicos norteamericanos entre los que se encuentran Dorothy Parker, Flannery O’Connor, Willa Cather, Jack London, y, más recientemente, Francis Scott Fitzgerald. Además, tienen la colección Otras Latitudes con la que intentan recuperar textos fundamentales de la literatura universal.

“La idea era aportar algo nuevo. Nos parecía que había dos líneas editoriales muy poco conocidas en España: la literatura nórdica no policíaca y los libros ilustrados para adultos. Desde 2006 hasta ahora he podido observar que no nos equivocábamos, pues ambas han tenido una excelente acogida”, explica el director.

Y por si las señaladas antes fueran poco, recientemente se añadieron dos nuevas: la Colección Soñando Ciudades y la Colección Minilecturas. “Nuestras colecciones responden a un mismo principio: descubrir, o redescubrir, autores de todo el mundo que creemos que tienen algo que contar, que nos ayudan a entender mejor nuestro mundo y que, literariamente, son hermosas”, explica Moreno, para quien una de las principales razones para el crecimiento de su compañía en los últimos años se debe al renovado interés de los lectores en la poesía de Tomas Tranströmer, ganador del Premio Nobel de Literatura en 2011.

—Además de su vocación cultural, el descubrimiento de narrativas y poéticas desconocidas para sus lectores y la edición de un catálogo de calidad, ¿qué otra característica es esencial de los editores independientes?

—Las editoriales independientes tienen, o deben tener, un especial respeto por todos los oficios que hacen que el libro sea un objeto perfecto. En muchas de las grandes corporaciones el editor no conoce al traductor, al diseñador, al corrector, al impresor y, mucho menos, al librero. Nosotros trabajamos mano a mano con ellos y son aliados fundamentales en nuestra manera de concebir el libro.

—¿Cómo compite una editorial independiente con los conglomerados transnacionales?

—Haciendo buenos libros y no mirando, excesivamente, la cuenta de resultados. Si sólo pensase en la rentabilidad a corto plazo nunca hubiese publicado a un poeta sueco como Tranströmer. Las editores independientes tenemos una clara vocación cultural y estamos creando continuamente lectores muy fieles a nuestros catálogos. Esa es nuestro punto fuerte, pues los lectores no suelen ser fieles a grandes conglomerados. Les gusta el papel de prescriptor del editor con nombre y apellidos.

—¿Cree que con el avance de la literatura en web el libro está en crisis?

—El libro no está en crisis. Creo que los libros bien editados están viviendo su mejor momento. Nunca se habían publicados tan buenos, ni tan bien traducidos, como en este momento. Es España estamos sufriendo una importante crisis que afecta al consumo, pero no específicamente al libro.

El frío y las letras en la revolución Web

En Nørdicalibros les gusta decir que fueron pioneros en la aplicación de los recursos tecnológicos. Recientemente lanzaron al mercado de Itunes una aplicación para Ipad con bellos libros ilustrados con el objeto de ofrecer contenidos de calidad en formato electrónico. “Estoy convencido de que en el futuro convivirán ambos soportes. Me parece fundamental que seamos los editores los que dirijamos este proceso, pues somos los creadores de contenidos. No podemos dejar en manos de corporaciones tecnológicas, sin espíritu cultural alguno, la decisión de qué se publica”, apunta el editor Diego Moreno.

La apuesta por las nuevas tecnologías viene acompañada de una agresiva campaña en redes sociales, que ayuda a la visibilización del catálogo en el que pueden hallarse joyas tan impresionantes como el título Mary / María, Mathilda en el que se reúnen tres novelas de Mary Wollstonecraft y Mary Shelley (hija de la anterior), precedidas de un soberbio ensayo a manera de introducción de Janet Todd, especialista en la obra de Mary Wollstonecraft y Jane Austen. O también la primera edición de la novela galardonada con el Premio Pullitzer en 1923, Uno de los nuestros de Willa Carter, en la que se narra la Uno de los nuestros narra la vida de Claude Wheeler, un joven americano del Medio Oeste que vive y trabaja en la granja familiar y estudia en una universidad cristiana.

Para Moreno, la aplicación más importante del uso de las nuevas tecnologías en el negocio editorial es que les ayuda a optimizar el trabajo: “Nórdica trabajamos dos personas y publicamos 25 novedades en papel al año, hacemos ebooks, Apps y booktrailers. ¿Cómo es posible? Gracias al apoyo de las nuevas tecnologías, que se pueden utilizar para trabajar de casi artesanal”.