• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Didascalia: Teatro según Meyerhold

Vsévolod Emílievich Meyerhold | Foto cortesía

Vsévolod Emílievich Meyerhold | Foto cortesía

El teatro es un arte efímero: su tiempo de duración depende de la pieza que se represente, en el momento en que se represente y solo es perdurable en el tiempo siempre y cuando se reseñen tanto el hecho teatral como la técnica que lo acompaña. Por esta razón en esta oportunidad presentamos al lector fragmentos de la “Teoría Teatral” del autor Vsévolod Emílievich Meyerhold

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

(…)

El deber de un director es saber montar cualquier clase de obra. No tiene derecho a especializarse como los médicos, que solamente son pediatras, venerólogos y otorrinolaringólogos. El director que, sin saber montar comedias o vodeviles, tuviera la pretensión de montar tragedias, se adelantaría al fracaso, pues en el auténtico arte se yuxtaponen siempre lo elevado y lo vil, lo ridículo y lo amargo, lo sombrío y lo luminoso.

(…)

Temo que hayamos acostumbrado al público a una risa estúpida, sin rima ni razón. ¡Con tal que ría! ¿No se ríe demasiado en nuestros teatros? ¿Nos arriesgamos a que llegue un momento en el cual los espectadores echados a perder por nuestros recursos que tienden a hacerles estallar de la risa, cueste lo que cueste, acoja con burlas, a menos que esto no sea con una fría indiferencia, la obra delicada, compleja e inteligente? Es precisamente la razón de mis ataques incesantes contra el dramaturgo X; quizás esté dotado, pero participa activamente en la empresa de degradación de los espectadores por una risa imbécil. ¡Es la única razón, pero me basta, para odiarle con todas mis fuerzas!

En arte, el elemento más precioso es la simplicidad. Pero cada artista tiene su propia concepción. Existe la simplicidad de Pushkin y existe la del primitivo. No existe una simplicidad accesible y comprensible para todos, lo mismo que no existe un “justo medio”. El artista se esforzará por obtener un efecto de simplicidad que le sea propicio y no se parezca al que ha obtenido su colega. Una alta simplicidad artística es un fin a alcanzar y no un punto de partida; una cima y no un fundamento.

No he comprendido el arte de la representación en la escena hasta después de haber aprendido a armonizar la trama melódica del espectáculo; es decir, la interpretación de los actores. Anoten esta fórmula para nuestro futuro manual: la interpretación del actor es la melodía y la representación es la armonía…No hace mucho tiempo que la he encontrado; he sido sorprendido por la definición de esta definición…a los directores no se les enseñan los conocimientos de que tienen necesidad y la terminología musical les enseña mucho. Me gusta esta terminología porque es de una precisión casi matemática. La desgracia de nuestra tecnología teatral es no disponer más que de nociones y de términos apropiados.

 

Teoría Teatral

Meyerhold, V.E.

Editorial Fundamentos.

Madrid, España, 1979.