• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Desenterrando el mito: La paradoja democrática

La paradoja democrática (Gedisa, 2013), Chantal Mouffle

La paradoja democrática (Gedisa, 2013), Chantal Mouffle

“La existencia de opuestos, de antagónicos, es lo que alimenta la voluntad de participación del demos (del pueblo) y, por tanto, lo que garantiza un ejercicio realmente democrático de los representantes, de los gobiernos”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La paradoja democrática es la continuación de los trabajos anteriormente publicados por Chantal Mouffle –en conjunto con Ernesto Laclau– relativos a la discusión en la política contemporánea, de los modelos de la democracia, la liberal, la deliberativa y “la tercera vía”, específicamente en el mundo occidental. La autora nos propone romper con los ideales democráticos del pensamiento moderno; mejor aún, su argumento invita al lector a comprobar que este ideal puede haber sido un error desde el principio pues supone una meta que destruiría en sí mismo el quehacer democrático.

Desde el título, Mouffle se dirige a comprobar que hay un mito, una creencia que la mayoría de nosotros, los lectores comunes, poco conocedores de la teoría de la democracia –y algunos más entrenados en la disciplina–, tenemos sobre el deber ser de este modelo. Decir “La paradoja democrática” ya nos habla de una idea controvertida, así que al agregar el subtítulo El peligro del consenso en la política contemporánea, nos revela con rotundez el objetivo principal de la autora: advertir que hay un error preconcebido en la forma en que entendemos y ejercemos la democracia. Error que intenta resolver al plantear un modelo de democracia alternativo al deliberativo y al liberal, incluso al modelo de Giddens de la tercera vía, aunque no necesariamente contrario a ninguno de ellos.

En los ensayos de La paradoja democrática, la autora se enfrenta a los reconocidos esquemas teóricos de la democracia moderna desarrollados por los filósofos, los sociólogos y los juristas de los dos últimos siglos. Especialmente se detiene en detalle en los modelos de John Rawls, Carl Schmitt y Jürgen Habermas, comparándolos unos con otros, con la ayuda de las teorías del lingüista y filósofo Ludwig Wittgenstein, quien aporta al argumento de Mouffle un nuevo modo de teorizar sobre los modelos políticos.

Reglas de juego

Wittgenstein plantea el ejercicio político desde la puesta en común de las reglas del juego más que de los argumentos en sí mismos. Wittgenstein, desde su perspectiva lingüista, ofrece una salida que sirve a Mouffle para explicar su concepción del pluralismo, definido por el reconocimiento de las diferentes partes argumentativas dentro del debate democrático, que acuerdan las reglas de dicho debate. Parecería muy claro entender así la democracia, pero en la práctica, el pluralismo se entendió como la aceptación de las partes que luego llegan a un consenso hegemónico en el que un argumento será siempre más poderoso que otro. En ello radica la crítica principal de la autora.

Su tesis se basa en dar a entender que la búsqueda del consenso, en la práctica democrática, es equivocada. Por el contrario, la existencia de opuestos, de antagónicos, es lo que alimenta la voluntad de participación del demos (del pueblo) y, por tanto, lo que garantiza un ejercicio realmente democrático de los representantes, de los gobiernos. Mouffle critica especialmente que el debate principal de los modelos democráticos es el de tratar de reconciliar dos ideas que son en principio irreconciliables: la de libertad y la de igualdad. Defender la libertad, el derecho individual, lleva a políticas de derecha, mientras que defender la igualdad, es más practicado por los partidos de izquierda. Sin embargo, Mouffle sostiene que los intentos de los partidos de centro, y de los de la llamada “tercera vía”, de reconciliarlas para responder a la crisis de la democracia en el mundo occidental es en realidad apuntar a una utopía, a un incumplible. Para ella el debate debe ir más allá de las políticas de izquierda y derecha, de la libertad y de la igualdad, y debe aceptar el pluralismo. Esta es la base fundamental del argumento de Mouffle: lejos de buscar el consenso y la trasparencia, sospecha de todo intento de imposición de un modelo unívoco de discusión democrática. Su propuesta, el “Pluralismo Agonístico”, es un claro aporte a la forma en la que se entiende la democracia y plantea una nueva manera de aproximarnos a la discusión de lo que la democracia debe tener como primer objetivo: el gobierno del pueblo no en consenso unívoco sino en un acuerdo de opuestos.

 

LA PARADOJA DEMOCRÁTICA

Chantal Mouffle

Editorial Gedisa

España, 2013