• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Comunicación: ¡Pensamos insistir!

Portada aniversario de la revista “Comunicación” / Foto cortesía

Portada aniversario de la revista “Comunicación” / Foto cortesía

La reconocida revista de investigación de la Fundación Centro Gumilla está de aniversario: “172 números y 1490 artículos publicados en cuarenta años de excelencia académica” 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

I

Ya de oro  

Leo con beneplácito el número aniversario de la revista Comunicación: Estudios venezolanos de comunicación de la Fundación Centro Gumilla, en medio de otra alegría que me proporciona las 140 palabras globalizadas desde un twitter: Rafael Cadenas, poeta venezolano y profesor de la Universidad Central de Venezuela, ha sido galardonado con el XII Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada, Federico García Lorca, 2015. Y como no soy afín a las casualidades, abrevo de Cadenas su visión poética para iniciar la celebración de la revista Comunicación:

Que cada palabra lleve lo que dice.

Que sea como el temblor que la sostiene.

Que se mantenga como un latido

(Del poemario Intemperie).

Insistir es “Ya de oro” Amante de Rafael Cadenas. Es un “Ya” insistente, condición esencial de esta publicación trimestral, fundada en 1975 y que celebra cuarenta años aportando pensamiento crítico y constructivo en torno a la comunicación y la cultura en Venezuela.

“Comunicación”, así solemos identificarla en el mundo universitario, es insistir en la pluralidad, la diversidad, la libertad y el compromiso por los valores democráticos. Insistir en “Comunicación” significa una historia cuyas palabras, ensayos, investigaciones, inquietudes e innovaciones han cristalizado en 172 números y 1490 artículos publicados en cuarenta años de excelencia académica.

 

Cualidad de la insistencia: Inconformidad. Somos Comunicación inconforme. Así lo expresa Marcelino Bisbal, nuestro editor y uno de los históricos fundadores de la revista: “Hoy estamos celebrando cuarenta años sin ningún ánimo triunfalista por el hecho de haber llegado hasta aquí. Han sido cuarenta años de insistir y referir algunas temáticas que se hicieron presentes y siguen estando presentes.”

¿Por qué pensar la comunicación? Antonio Pasquali nos brinda esta respuesta de enorme convicción moral y  pedagógica: “estar bien informados sin dejarse vencer por los complejos de inferioridad, saber más de lo que finalmente se comunicará, cultivar de por vida el hábito de pensar, y pensar cada día mejor desde parámetros de la profesión.”

El equipo Comunicación desde su fundación ha honrado el compromiso de “pensar la comunicación” a partir del concurso de múltiples líneas de investigación, pluralidad de enfoques, métodos y abordajes.

No en balde el número aniversario se titula “Pensamos Insistir” para subrayar “el valor del pensar” y para que cada palabra se mantenga como un latido, según metafísica de Rafael Cadenas.

Inteligencia, honestidad, creatividad e innovación: Valores que distinguen a los estimados compañeros de ruta, mapas y coordenadas de la revista Comunicación.

 

II

Tweet de Comunicación

Y como las redes sociales llegaron para quedarse, estimados lectores les enviaré mis Tweet sobre algunas ideas literales que destacan en los artículos que configuran los cuarenta años de la revista Comunicación. Pueden “retuitear” o  pregonar las buenas nuevas de esta edición aniversario.

Margarita D´Amico nos introduce en los cambios sorprendentes de las tecnologías de la información y de la comunicación. Quien no esté avisado pensará que solo se refiere a un futuro que aún está por alcanzarnos. Pero lo que dice D´Amico en su excelente trabajo, ya está ocurriendo:

“La familia, la escuela, las organizaciones culturales, la sociedad entera, tienen que hacer sus propios ajustes de cuenta con ellos mismos, y devolver los valores perdidos. Más temprano que tarde. ¿O tendremos que acostumbrarnos a la mirada cada vez más tierna de un robot y a sus reacciones cada vez más humanoides?” 

Luis Miguel Romero, Walter Federico Gadea y Gustavo Hernández Díaz realizan un estudio sobre la incidencia del ecosistema comunicativo en la sobresaturación informativa, mediante la exploración de hábitos de consumo informativo en España para determinar cuáles son las preferencias actuales:

“El aumento del acceso de las informaciones conlleva en su seno una situación pre comunicativa de sobresaturación, marco idóneo para que exista sobrecarga de las capacidades cognitivas, por lo que se hace humanamente imposible que dichas informaciones sean plenamente comprendías. La única elección posible para contrarrestar esta situación es mediante la alfabetización mediática”.   

Nelesi Rodríguez y su Yo Cuantificado: ¿Una nueva tecnología del Yo?, formula preguntas emergentes respecto a la identidad como construcción maleable y cuantificable. Cabría pensar con Foucault en una ciber psicología que delimite un nuevo mapa del cerebro humano y que trascienda la dicotomía hemisferio derecho e izquierdo:

“La práctica de registrar y analizar los hábitos, pensamientos, emociones y comportamientos propios con la ayuda de dispositivos digitales es relativamente nueva. Comenzó a popularizarse en 2007, cuando la revista Wired acuño el término “Yo cuantificado”. Recientemente, algunos investigadores han resaltado la importancia de promover el pensamiento crítico alrededor de esta práctica.”

Mariela Matos y Humberto Valdivieso, investigadores rigurosos de la nueva generación de la revista Comunicación, dialogan con Elena Cardona, Jaime Cruz y Jean Marc Tauszik sobre las nuevas modalidades de leer ante el arribo de nuevas narrativas soportadas por formatos emergentes. Esto fue en el marco del Séptimo Festival de la Lectura Chacao “Homenaje a  Eduardo Liendo”. Tomaré, cual abre bocas, un “tweet”:

“La lectura es el lugar donde el cuerpo se transforma, donde el cuerpo se modifica, donde el cuerpo queda alterado.” En su momento esa fue una idea muy transgresora. Yo creo también es parte de la transgresión contemporánea, el cuerpo permanentemente modificado a través de la lectura”. (Humberto Valdivieso).

Jesús María Aguirre indaga el impacto de los nuevos modos de producción en el campo de la comunicación social y se pregunta si se están formando profesionales capaces para responder a los nuevos retos de la industria infomediática:

“Es necesario reformular el mapa actual para analizar el conjunto de las profesiones emergentes en el actual entorno y ver si las anteriores figuras del periodista (impreso o digital), del creativo audiovisual o del publicista son o no residuales en los modelos de negocio que están surgiendo”.

Blas Fernández presenta las diferencias entre los enfoques de la comunicación para el desarrollo sobre la base de esta premisa:

“Más que hablar de una sociedad global del conocimiento, lo cierto es que estamos ante sociedades locales del conocimiento, cada una con atributos y características particulares”.

Fedosy Santaella indaga el Storytelling, modalidad de contar cuentos, historias, que se distancia de la acostumbrada fragmentación, velocidad y brevedad de los discursos publicitarios:

“¿Qué es más honesto? ¿Mostrar el producto, mostrar la marca y decir cómpranos, o contar una historia emotiva patrocinada por una marca?”.

Gustavo Hernández Díaz aborda los Mitos del  aula sin muros en Venezuela. Sugiero este tweet:

“Una tecnología en el aula sin pedagogía es un hecho instrumental”.

En esta educativa, José de Llano y Yanira Hernández exponen las potencialidades del e-learning:

“Tiene que haber algún grado de diseño y de planificación. La exploración autónoma de alguien buscando información en Youtube, por ejemplo, no es e-learning, aunque sin duda hay aprendizaje y apropiación del conocimiento”.

William Peña da cuenta la situación de las Telecomunicaciones en Venezuela:

“Al sector telecomunicaciones no solo lo tienen asfixiado en sus servicios sin divisas y con alta presión desde el punto de vista económico. Al sector y las empresas también las convirtieron en espías y si deciden no cumplir, sencillo, les quitan los pocos privilegios que aún tienen”.

Carlos Delgado-Flores propone un modelo de desarrollo y de comunicación basado en la noción de sociedad del conocimiento. Su idea rectora:

“Establecer el conocimiento como fuente de productividad pasa por considerarlo como un bien intangible y a la organización como constituida en el lenguaje que soporta ese conocimiento, a ello se avoca la idea de organización postmoderna: a la comprensión de la misma a partir del giro lingüístico”.

El maestro Antonio Pasquali analiza varios casos donde la libertad y la privacidad están siendo asediadas por ejércitos de anónimos burócratas especializados en espionaje. Sentencia el filósofo:

“Hemos constatado que la sediciente necesidad de vigilar mucho para impedir el mal se ha convertido en uno de los más temibles atentados a nuestras libertades y privacidad tan penosamente conquistadas”.

La revista Comunicación es arte y ciencia. Desde la década de los noventa Víctor Hugo Irazábal, Premio Nacional de Artes Plásticas, coordina “Galería de Papel”, sección que ha dado a conocer a un elenco de artistas plásticos, fotógrafos, caricaturistas, publicistas, dibujantes, que marcan pauta o son referentes en el ámbito nacional y foráneo.

Valdría la pena un capítulo aparte para “Galería de Papel”, “un portafolio de lo que es el mundo de las artes visuales”, tal como lo expresara Humberto Valdivieso en la estupenda entrevista que realizara Laura Helena Castillo al equipo Comunicación sobre Los cuarenta años del círculo de la insistencia.

Este aniversario de la revista Comunicación luce con la obra más reciente y también inédita de Víctor Hugo Irazábal, dedicada a la fortaleza de la fragilidad. Lo Frágil de Víctor Hugo:

“El Espacio Natural, dentro de su  constancia, vive un ineludible proceso de cambio. Su fortaleza lleva implícita la fragilidad constante, donde aparecen y desaparecen otras realidades. Producto del proceso vital estamos inmersos en un entorno y un contexto en constante transformación”.

 

¡Pensamos Insistir!