• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Ciber-política y Ciber-ciudadanía

Gustavo Hernández Díaz | Foto: Archivo

Gustavo Hernández Díaz | Foto: Archivo

“Cuatro temas esenciales sustentan este estudio: participación cívica y participación política, infociudadanía y auto-comunicación”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

I

“¿Cuáles son las redes sociales que conoce y en las que está registrado? ¿Participa actualmente en la red social en algún grupo político, educativo, comunitario? ¿Para qué utiliza las redes sociales? ¿Participa en jornadas y convocatorias para resolver problemas en comunidades? ¿Conversa sobre asuntos políticos o programas de gobierno?” Son algunas de las interrogantes formuladas en Redes sociales para la participación cívica y política de estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello (2015), tesis realizada por Richard Tahan y aprobada con méritos en la Maestría de Comunicación para el Desarrollo de la UCAB.

Cuatro temas esenciales sustentan este estudio: participación cívica y participación política, infociudadanía y auto-comunicación:

Andolina y Keetery, en Comunidades imaginadas (…) en Facebook (2006), señalan que la participación cívica corresponde a aquellas acciones individuales y colectivas, enmarcadas a resolver problemas de orden comunitario.

En Voz y la igualdad (1995), Verba indica que la participación política concierne a actividades ciudadanas cuya motivación social es influenciar al Estado para que fomente políticas públicas en materia de salud, seguridad, vivienda.

Para Iría Puyosa la infociudadanía es la construcción de la identidad política en las redes sociales, determinada por la identidad política que el ciudadano ha desarrollado “en los espacios fuera-de línea”.  (Ciudadanía en la red… año 2010).

Según Manuel Castells, la auto-comunicación es: “una nueva forma de comunicación interactiva, caracterizada por la capacidad para enviar mensajes de muchos a muchos, en tiempo real o en un momento concreto”. Este tipo de comunicación interviene en las relaciones de poder entre los estados, las industrias culturales y el capital financiero. (Comunicación y poder, año 2009).

II

En Redes sociales para la participación cívica y política (…), se entrevistó a 381 estudiantes de pregrado de la UCAB (ciencias sociales, comunicación social, administración, derecho, educación), durante el mes de abril de 2015, con el fin de conocer si usan Internet con propósitos cívicos y políticos. La encuesta reportó un conjunto de hallazgos significativos, de los cuales destaco tres:

1.- Facebook y Twitter para todos. Las cinco redes sociales más conocidas son: Facebook (100%), Twitter (100%), YouTube (99%), Instagram (98%)  Snapchat (87%). Y las cinco redes sociales con más registros son: Facebook (96%), Twitter (88%), Instagram (83%), YouTube (73%), Snapchat (53%). Estos resultados indican que los estudiantes conocen las redes digitales y que estas sirven para establecer modalidades de interacción pública y privada. También en estos espacios virtuales se gestiona el conocimiento de manera colaborativa (Wikipedia) y se produce información en formatos multimedia.  

2.- Grupos religiosos y estudiantiles. Los cinco grupos cívico-políticos que registraron un mayor número de colaboración son: Religioso (34,5%), Movimiento estudiantil o grupo juvenil (22,83%), Cultural (19,16%), Político (11,55%), Asociación de vecinos/junta de condominio (9,97%). Estos resultados coinciden con Participación socio-política en Venezuela de Luis Pedro España (2008), estudio que nos brinda una excelente cartografía sobre estos aspectos: responsabilidad, apoyo, solución, solidaridad y democracia. La encuesta de España revela que la participación ciudadana se distribuye de la siguiente manera: religioso (24,3%); deportivo (5,9%); cooperativa (3,9%); consejos comunales (3,6%); político (3,4%); sociedad de padres/comunidad educativa (3,4%).

3.- Escasa participación en las redes. Los estudiantes entrevistados “casi nunca” utilizan las redes sociales para la participación cívica y política y además interactúan “a veces” en medios digitales para conversar sobre temas políticos y problemas comunitarios. Estas opiniones concuerdan con: Redes Sociales: hábitos y usos de  Marcelino Bisbal y Pasquale Nicodemo (2011), Participación socio-política en Venezuela de Luis Pedro España (2008) y Uso de Internet y de los medios en relación con las distintas posiciones políticas de Iria Puyosa (2012).

La encuesta de Bisbal y Nicodemo (2011) sobre consumo cultural de Internet, basada en una muestra de 600 jóvenes, entre 17 y 31 años, de la UCAB, reveló que Facebook y Twitter son los medios sociales más conocidos y que se utilizan para comunicarse, chismear, informarse, actualizarse y entretenerse. Por su parte, el sondeo de España (2008) destaca que las personas prefieren participar en grupos religiosos (24,3%) y en menor medida intervienen en grupos políticos (3,4%).

El estudio de Puyosa (2012), demostró que el 32% de la población, de 35 a 44 años, nivel superior al bachillerato, está conectado y despolitizado: “confía en Internet más que en los medios masivos de información”; y además utiliza las redes sociales para entablar comunicaciones personales; no precisamente para enterarse sobre economía y política. Solo el 18%, de 18 a 44 años, al menos con bachillerato, está interesado en la agenda política nacional y constituye los conectados-politizados: “Se informan regularmente vía Facebook y Twitter. Leen a diario portales informativos web. Leen blogs a diario. Participan frecuentemente en foros digitales de política.”   

Redes sociales para la participación cívica y política (…) de Richard Tahan (2015) nos proporciona datos relevantes sobre el uso democrático de Internet en Venezuela. No cabe duda de que las redes sociales son un foro público que refuerzan conductas morales, cívicas y políticas. Aunque también las redes digitales se suelen utilizar con propósitos anti-éticos y siniestros como lo ha hecho el Estado Islámico y su terrorismo globalizado cual producción hollywoodense. Por otra parte, la participación genuina es aquella que se establece “in situ”, en el terreno de los acontecimientos, apoyando a los sectores sociales más necesitados. El diálogo, el contacto personal “cara a cara” es vital para dar cabida a la formulación de propuestas orientadas hacia la calidad de vida.