• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Carta desde Le Pays Du Tendre

<i>Carte du Tendre</i> (Mapa de ternura), creada en la Francia del S. XVII e inspirada en la novela Clélie, Histoire Romaine de Madeleine de Scudérie, es un mapa que alegoriza distintas etapas de la vida amorosa

Carte du Tendre (Mapa de ternura), creada en la Francia del S. XVII e inspirada en la novela Clélie, Histoire Romaine de Madeleine de Scudérie, es un mapa que alegoriza distintas etapas de la vida amorosa

La escritora venezolana Helena Arellano nos adentra en París: paseamos por el Marché aux Puces a través de un conmovedor relato inspirado en la “Carte du Tendre”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Querido,

El pintor inglés me llamó el sábado temprano. Lo había acompañado el viernes por la tarde a buscar unos “detalles” para los collares de sus perros. Se despidió bastante aloof sin mucho interés en invitarme a cenar. Lo dejé ser. Éste como que ahora –después de dos matrimonios– sólo exclama: “Oh my dogs!”, pensé. Muy gentleman, inteligente, sensible, pero demasiada pintura & perros y poca pasión, parece que esgrimió su última novia para dejarlo.

—Volcanos are hot, even if they do not irrupt all the time —me dijo.

—Did you tell her that? —volví yo en mi afán de ser psicóloga para los hombres.

—I should have. But it doesn’t matter, people are better off alone. The only purpose of being in a couple is to have children.

Por ahí va un poco el discurso del inglés. Igual, yo estaba muy agradada con su sencillez, sus modales, sobre todo, su humor…so british. El sábado en la mañana cuando llamó, hacía sol. Le había mencionado el mercado de las pulgas y él necesitaba guía. Pude hacerme la difícil después del poco interés que mostró en cenar conmigo, pero, realmente estaba encantada en ir al Marché aux Puces acompañada en un día de sol. Recorrer mercados en la calle es una de mis distracciones favoritas.

Caminamos –sin comprar nada– por las distintas veredas en busca de aquello que has buscado toda la vida y aún no encuentras.

Por un área poco transitada, nos detuvimos ante una mujer de contextura gruesa, mirada perspicaz, sentada entre un par de vitrinas. El inglés se asomó a ver los objetos y yo hice lo mismo. Un especie de alfiler de plata con dos pajaritos capturó mi atención. La dueña, como buena comerciante, lo sacó para mostrármelo.

—C’est un objet ravissant! (1) –exclamó– No es un prendedor –aclaró–, pudo haber sido para guardar agujas o mejor para esconder una carta de amor, escrita en un papel enrollado de forma minúscula. Mire como se abre, y al cerrarlo los pajaritos se encuentran uno frente al otro. Me dedico a tener objetos “zing-zang”, inútiles. Soy conocida por ello –añadió–. Éste lo compré porque es de un romanticismo échevelé (2). Muchas de las cosas que compro me hacen reír à gorge deploiyée (3).

Mientras ella me mostraba el objeto, yo la escuchaba fascinada por su vocabulario, desconocido para mi. El pintor encontró una pequeña estatuita de un caballero inglés: an Englishman. Y yo, unas minúsculas zapatillas de porcelana blanca con florecitas doradas que le obsequiaré a mi ahijadita por su primera comunión. La mujer nos cobró y empaquetó todo junto. El inglés le hizo un ademán para que pusiera los objetos separados, y tomó su estatuilla.

—Deben recorrer la Carte du Tendre –dijo y comenzó a explicarme que se trataba de un mapa imaginario del País de la Ternura. Una cartografía del amor, de la relación amorosa…

Ya cautivada por aquella mujer, saqué mi cuadernito para pedirle me repitiera las palabras a fin de anotarlas…

—Tengo mala memoria, y trato de ser escritora, me gusta aprender palabras nuevas —le dije.

Ella se me quedó mirando un instante.

—¡Qué va!, usted no es suficientemente vampira… es muy dulce y generosa… si acaso podrá escribir algo cada diez años…

Cuando la escuché, una ráfaga de emoción se apoderó de mi, pensé en lo poco vampiresa que he sido con los hombres, mi falta de arrojo…y así no más, tenía los ojos aguados.

—She is making you cry –dijo el inglés– What is she telling you? –preguntó extrañado.

—Something about me not being able to write –balbucee respirando para calmar la emoción.

Esta mañana busqué la Carte du Tendre. Madeleine de Scudery en su novela Clélie, histoire romaine (1654) presenta un viaje narrativo a través del país de ternura. Diseña en un plano, la representación cartográfica de la concepción de la relación amorosa desarrollada por una parte del movimiento literario de la nobleza francesa en el siglo XVII. Tendre, es el nombre de un país imaginario con tres ciudades capitales. Tendre (Tierno) tiene un río, Inclinación, en el que confluyen dos otros ríos, Estima y Reconocimiento. Las tres ciudades de Tierno, Tierno-por-Inclinación, Tierno-por-Estima, Tierno-por-Reconocimiento están situadas sobre las tres diferentes corrientes del agua. Este plano indica los tres sentimientos que llevan del encuentro a la ternura, la afección por alguien; sin embargo, si no sale bien, se llega al Lago de la Indiferencia o al Mar de la Hostilidad. El punto de salida del camino y el sentido de la lectura del plano es la ciudad de la Nueva Amistad, en el momento cuando tiene lugar el encuentro. Desde ahí, tres caminos son posibles. Ellos corresponden a los tres sentimientos representados por las tres capitales, tomando el nombre de los tres nombres del curso del agua: Tierno-por-Estima, Tierno-por-Inclinación y Tierno-por-Reconocimiento. La inclinación es la pendiente amorosa que no tiene explicación. Es suficiente dejarse ir por la corriente homónima para llegar a Tierno-por-Inclinación. Por el contrario, la vía terrestre es obligatoria para llegar a las otras dos capitales, las ternuras suscitadas por la estima y el reconocimiento. Las etapas están representadas por los pueblos, por los que hay que pasar, o los que hay que evitar (tales como Maldad, Ligereza e Indiscreción) para no caer en el Lago de la Indiferencia, o en el Mar de la Hostilidad. De esta forma, para llegar a Tierno-por-Estima hay que pasar por Gran Espíritu, los pueblos de Bellos-Versos, Nota-Galante, Dulce-Carta. Una vez pasadas estas formalidades, los siguientes pueblos expresan las cualidades indispensables, como Sinceridad y Gran Corazón, Generosidad antes que Bondad. El reconocimiento se obtiene después de Pequeños Cuidados y Grandes Servicios, sin esquivar Complacencia y la Amistad Confiable.

Al termino del viaje y después de haber llegado a la famosa ternura, los exploradores del país de Tierno llegan al norte, a las costas del Mar Peligroso, donde puede estallar la pasión amorosa. La pasión es tumultuosa, como lo atestiguan los numerosos escollos. Si el Mar es atravesado, un nuevo continente desconocido se abre ante los enamorados, la Tierra Incógnita representando la vida en pareja.

Espero te haya gustado este pequeño relato. Parece que a mí se me atascó el zapato en el pueblo de Dulce-Carta. Tú, no sé porqué, pienso nunca transitaste este largo camino, de Bellos-Versos ni Nota- Galante,  caíste de sopetón a orillas del Mar Peligroso y llegaste a la Tierra Incógnita. Por eso, ahora andas lo No-andado escribiendo de manera incurable.

Te escribo, desde Tierno-por-Estima, siempre.


Helena Arellano Mayz

Paris, 19 V 2013


Revisado: 11V 2014


NOTAS

1. ¡Es un objeto encantador!

2. Descabellado, desenfrenado

3. A mandíbula suelta