• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Caperucita Roja Pop-up

“Caperucita Roja” de LouiseRowe, Editorial La Osa Menor, Grup Editorial 62, España, 2009

“Caperucita Roja” de Louise Rowe, Editorial La Osa Menor, Grup Editorial 62, España, 2009

De las numerosas versiones que existen de “Caperucita Roja” dentro de los cuentos contemporáneos para antes de dormir, la versión pop-up de Louise Rowe ofrece al niño-lector una escenificación especial de la historia antigua

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es solo la potencia intrínseca de un relato como el de "Caperucita Roja" lo que asegura que, generación tras generación, vuelva a ser leído y escuchado por niños en todo el planeta. Desde que el francés Charles Perrault versionara y publicara a finales del siglo XVII (en concreto, en 1697), aquella llamativa narración que portaba el magnético elemento del abrigo rojo de la niña y ese diálogo que termina siendo casi imposible de olvidar, y que aparecía en varias lenguas de Europa y cuyo origen no ha logrado ser desentrañado hasta ahora, "Caperucita Roja" se ha reinventado una y otra vez.

No queda lugar a dudas: sus más eficaces reinventores fueron los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, con la versión que publicaron en 1812. Los alemanes, además de despojar la historia de ciertas sugerencias eróticas –se puede decir que patentaron la "Caperucita" inocente–, le añadieron el elemento clave: un final feliz, que garantizó la propagación masiva de la historia.

En un catálogo parcial del período 1946 a 1995, correspondiente a 16 grandes bibliotecas de Europa, se contabilizaban más de 600 versiones en 22 lenguas. El lector puede imaginar que la niña, el lobo y la abuela, han sido reinterpretados en todos los registros, las tonalidades y formatos que sea posible imaginar.

La preciosa versión de Louise Rowe (Editorial La Osa Menor, Grup Editorial 62, España, 2009) hace un planteamiento estético: todas las superficies del libro reproducen distintas tonalidades de hojas de árboles. Como si la idea de la autora de este trabajo excepcional, es la del bosque como el gran protagonista del relato. Las muchas tramas vegetales cubren la casa, la piel del lobo, la cama de la abuelita devorada y también el ropaje rojo de Caperucita. Muchas variantes de árboles y una sosegada paleta de marrones, hacen de este, un objeto admirable.

Y es que todavía no me he referido a su manera de desplegar su condición tridimensional: esta Caperucita Roja es un libro pop-up: cuando abres una página, se despliega una escena, haciendo uso de lo que se conoce como ingeniería de papel, que constituye un modo distinto de darle vida a la misma antigua historia, puesto que a los ojos del lector o del niño-lector, la escenificación adquiere una dimensión espacial más lograda.