• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Asdrúbal Hernández: un paseo entre nubes de letras

Sudaquia Editores se interesa por ofrecer al mercado hispano, principalmente aquel que reside en Estados Unidos, obras de literatura latinoamericana

Sudaquia Editores se interesa por ofrecer al mercado hispano, principalmente aquel que reside en Estados Unidos, obras de literatura latinoamericana

"Nada como leer en tu propio idioma”, es el eslogan con el cual Sudaquia Editores abre su página web. Esta editorial independiente, creada por Asdrúbal Hernández y María Angélica García y con sede en Nueva York, tiene fijados dos propósitos: brindar un puente entre lectores y autores latinoamericanos, y publicar obras de escritores hispanos sin que estos deban preocuparse por las barreras entre los idiomas inglés y español. En esta entrega de la Serie Artistas Venezolanos en Nueva York, Mariza Bafile nos introduce en el mundo editorial de estos jóvenes venezolanos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nueva York

Perfume de tinta y papel y la alegría de la lectura. Es lo que se percibe al entrar en la oficina de Sudaquia Editores, editorial que en Nueva York publica libros en español. Los fundadores son dos venezolanos, Asdrúbal Hernández y María Angélica García.

Hablar un rato con Asdrúbal es dar un estimulante paseo entre letras y páginas que han marcado su vida y en algunos casos también la mía; es compartir una pasión, la de la lectura; es sentir que el mundo podría pararse en ese momento porque suficiente cobijo nos ofrece el universo paralelo que brotó del alma de escritores amados y admirados.

Serán los libros de Emilio Salgari, de Julio Verne y Robert Louis Stevenson los que abrirán a Asdrúbal las puertas de la lectura, emoción primigenia que los años y miles de otras páginas han alimentado y transformado en pasión eterna.

Habla de los libros que han dejado huellas imborrables en su vida con la añoranza de lo inolvidable. “Pasé por la fiebre de los grandes autores como García Márquez y Borges. Vargas Llosa entró en mi vida con La ciudad y los perros. Estaba estudiando Letras en la UCV y todo lo que me decían textos y docentes sobre la estructura de una novela lo encontraba reflejado en ese libro maravilloso. Entre mis favoritos están también el Quijote; El Túnel de Sábato; Doña Bárbara de Gallegos, libro particularmente querido ya que en sus páginas se refleja el mundo de donde viene mi familia, originaria de Apure; El Profeta de Kahlil Gibran; Madame Bovary de Flaubert, personaje que en uno de mis escritos comparé al Quijote llegando a la conclusión de que ella fue el Quijote francés. Otro libro que aconsejo, a sabiendas que es imposible dejarlo hasta llegar al final, es La reina del sur de Arturo Pérez Reverte.”

Asdrúbal también ama leer y escribir poesía y entre los versos que más lo emocionaron recuerda los de Neruda y Benedetti, los de Borges –que considera geniales–, los de García Lorca en el libro Poeta en Nueva York, los del venezolano Eugenio Montejo –del que llora una muerte prematura siendo uno de los escritores nuestros “que más cerca estuvo de recibir el Nobel.” Habla de la influencia que sobre él tuvo la poética de Octavio Paz y se emociona al recuerdo del poeta boliviano Guillermo Riveros Tejada a quien conoció personalmente en Venezuela.

El mundo de los libros es tan importante para Asdrúbal Hernández como para su compañera de vida María Angélica García, docente de Historia del Arte en la Universidad Central de Venezuela. Ella no solamente viaja dichosa junto con él a través del mundo de la lectura sino que apoya y comparte el reto de fundar una editorial, en Nueva York, de libros en español.

Nace así Sudaquia Editores, nombre que quiere ser una parodia irónica del término despectivo que a veces utilizan los españoles al referirse a los latinos. “Asumimos el reto de esta editorial como una cruzada contra los que están matando nuestro idioma con traducciones absurdas e incorrectas y también para contrarrestar una matriz de opinión negativa hacia los latinos.

“Sudaquia, la tierra de los ‘sudacos’ –explica– rompe esos estereotipos que encontré aquí como en España, dando a conocer la extraordinaria calidad literaria de los hispanoamericanos y demostrando que escribimos bien, leemos muchos y además amamos leer en nuestro idioma”. El logo es un cóndor real que les regala sus colores, blanco, negro y rojo.

Con el mismo entusiasmo con el cual nos introdujo en sus lecturas preferidas, Asdrúbal nos va hablando ahora de los libros que ellos mismos editaron. Cada una de las obras publicadas hasta hoy fueron escogidas con el cuidado de los cariños verdaderos y han ido encontrando su espacio en las tres colecciones de la editorial: Sudaquia, para los libros de ficción; Énfasis, para los de no ficción (crónicas periodísticas, espiritualidad, memorias); y El gato cimarrón, dedicado a la poesía. Tras el primer año ya habían publicado once títulos con Sudaquia y tres con Énfasis. En sus palabras podemos vislumbrar el amor casi paternal que Asdrúbal siente por cada uno de los libros que ha editado. “Todos me han regalado momentos de gran satisfacción”, –confiesa.

Si bien en un primer momento los autores venezolanos fueron mayoría, ahora la editorial publica libros de escritores de todos los países latinoamericanos, muchos de ellos son jóvenes y han merecido premios importantes. Con orgullo, Asdrúbal nos habla también de la reedición del libro de Pancho Massiani, Florencio y los pajaritos de Angelina su mujer, ya que considera a este autor venezolano: “un clásico viviente de nuestra literatura”.

El último libro editado es del escritor venezolano Albinson Linares. El último rostro de Chávez es una reconstrucción honesta y minuciosa de los momentos que vivió Venezuela tras la enfermedad y muerte de Hugo Chávez. Linares recoge testimonios, artículos, impresiones y ofrece un retrato crudo y sincero de una realidad que a veces nos cuesta ver, entender y aceptar.

Venezuela está muy presente en la vida de Asdrúbal y María Angélica. Vuelven con regularidad porque allí viven sus familias, aunque la mayoría de sus amigos se haya ido. “Duele el deterioro que se hace más evidente a los que vamos y venimos. Pero no pierdo la esperanza de que las cosas puedan cambiar algún día.”

—Asdrúbal un libro para describir a Venezuela.

El recorrido entre las páginas que han acompañado cada momento de su vida no es muy largo. Hace unos años contestó a esta misma pregunta con un ensayo y hoy sigue pensando lo mismo.

Animal Farm. Ese es el libro que describe, para mí, a la Venezuela actual. Orwell lo escribió pensando en otras dictaduras pero bien se aplica a lo que está pasando en nuestro país.