• Caracas (Venezuela)

Papel literario

Al instante

Aforismo del domingo: Blaise Pascal

Blaise Pascal

Blaise Pascal

El genio del influyente filósofo y escritor, Blaise Pascal (Clermont-Ferrand el 19 de junio de 1623-París, 1662), se vuelca en estos aforismos. Además de los conocidos aportes que tuvo para las Matemáticas, en sus letras se vislumbra un pensamiento lógico, dialéctico y sobre todo polémico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si uno es demasiado joven no juzga bien; si demasiado viejo, lo mismo.

Para gobernar una nave no se elige al viajero de mejor familia. Cuando se lee demasiado rápido o demasiado despacio no se entiende nada.

Pocas cosas nos consuelan porque pocas cosas nos afligen.

No es bueno ser demasiado libre. No es bueno satisfacer todas las necesidades. La tiranía consiste en el deseo de dominación universal y fuera de su orden. La tiranía es la voluntad de alcanzar por un camino lo que sólo se puede alcanzar por otro.

Sin nuestra condición fuera verdaderamente feliz, no la necesitaríamos para divertirnos y pensar en ella. Curiosidad no es más que vanidad. Las más de las veces se quieres saber sólo para hablar. La justicia sin la fuerza es impotente; la fuerza si la justicia es tiránica.

Estamos llenos de cosas que nos lanzan hacia afuera.

Corremos sin temor hacia el precipicio después de haber colocado delante de nosotros alguna cosa que nos impida verlo.

La fe dice todo lo que los sentidos no dicen, pero no lo contrario de lo que ellos ven; está por encima y no en contra.

Todo el mundo visible no es más que un trazo imperceptible en el amplio seno de la naturaleza. Ninguna idea se le aproxima. Faltos de poder contemplar estos infinitos, los hombres se han arrojado temerariamente a la búsqueda de la naturaleza como si hubiera alguna proporción entre  él y ella.

Nada se detiene para nosotros.

Me aterra el silencio eterno de esos espacios infinitos.

J.C. es un Dios al que nos aproximamos sin orgullo y bajo el cual uno se humilla sin desesperación. Todo lo que es incomprensible no por ello no es. No es posible entender nada de las obras de Dios si no se admite el principio de que Él ha querido cegar a unos y esclarecer a otros.

Un retrato es portador de ausencia y de presencia, de placer y disgusto. La realidad elimina la ausencia y el desagrado.

Todo lo que no se dirige hacia la caridad es figura.

El corazón tiene razones que la razón no conoce; uno lo advierte en mil cosas.

A medida que tenemos más espíritu encontramos que hay más hombres originales. La gente común no halla diferencia entre los hombres.