• Caracas (Venezuela)

Pablo Pérez

Al instante

La fantasía revolucionaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 

“11 millones de venezolanos viajaron en esta Semana Santa”, “Los venezolanos a pesar de los problemas viven felices”, “Vamos a fabricar 500.000 carros y 10 millones de motos”, “Exportaremos medicamentos hechos en Venezuela”, “Seremos potencia agroalimentaria”, “Estamos blindados ante la crisis mundial”, “El imperio quiere acabar con la revolución” y por supuesto la infaltable “La guerra económica bla, bla, bla y bla”.

Muchas otras frases quedaron excluidas de ese breve compendio. Todas son frases que demuestran la terrible fantasía revolucionaria en la que vive el gobierno y con la cual quieren engañar al pueblo para disfrazar la peor crisis económica, social y política que ha vivido Venezuela en toda su historia.

El gobierno persiste en su estrategia de negación de la crisis. Es tan grave la falta de atención y dedicación a los problemas que afectan la calidad de vida de los venezolanos, que hasta Oscar Schemel, a pesar de su condición de encuestador ligado al gobierno, debió criticar a Maduro argumentando que está preso en una trampa ideológica.

Pocas veces he coincidido con Schemel en alguna de sus opiniones, pero debo reconocer que tiene razón cuando esgrime que el gobierno vive imbuido en una fantasiosa épica revolucionaria, en vez de trabajar para resolver los graves problemas que afectan a los venezolanos.

Este es un gobierno que no trabaja, sino que solo se dedica a inventar excusas para achacar a otros los errores que ha cometido en más de 18 años en el poder. La crisis es responsabilidad de ellos y de nadie más. Ellos acabaron con los cuantiosos ingresos que el país recibió durante la época de la bonanza petrolera.

Es inaudito e inaceptable que Venezuela sea el único país petrolero que está padeciendo por la caída de los precios del crudo, porque no fue capaz el gobierno de ahorrar. Se dedicaron al derroche y al festín. Inventarios alianzas para tratar de construir un liderazgo que se esfumó rápidamente.

Gracias a Dios y a La Chinita que la mayoría del pueblo venezolano maduró y no se cree los cuentos que se inventan en el marco de la fantasía revolucionaria. Es tan significativa esa madurez que, a pesar de las penurias que pasa el ciudadano, no pisa el peine de la violencia política y sabe que el cambio se logrará a través del voto y las vías constitucionales. El bravo pueblo de Venezuela triunfará de nuevo. De eso no tengan dudas.