• Caracas (Venezuela)

Pablo Pérez

Al instante

Frontera electoral

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un país donde hay un gobierno que no gobierna, sino que dedica todo su esfuerzo a mantenerse en el poder sin importar las penurias que pasen los venezolanos, no es nada descabellado pensar que todas las decisiones que se han tomado en la frontera son parte de sus objetivos electorales de cara al crucial proceso del 6-D.

Si al gobierno le preocupa tanto la presencia de colombianos en el país ¿por qué nacionalizo y ceduló de forma expedita a tantos ciudadanos de ese país en todos estos años? Si de verdad hay paramilitares dedicados a actividades delictivas ¿por qué no actuó de forma diligente para impedir sus acciones en todo este tiempo? Si de verdad quiere combatir el contrabando ¿cómo explica que camiones y embarcaciones crucen nuestros límites cargados de alimentos y combustible sin que las autoridades los detengan?

La verdadera preocupación del gobierno son los resultados del 6-D. Nunca antes había llegado a un proceso electoral con tanta desventaja. Nunca antes había tanto descontento de la población. Nunca antes sus propios seguidores se habían adherido al clamor de cambio en el país. 

Con todas esas angustias encima el gobierno se lanza a una operación que algunos analistas han bautizado con acierto como “dakazo II” y que busca con desesperación revertir la seria amenaza de deslave electoral. Quieren hacer creer, sobre todo a sus electores naturales, que la crisis se disipó y que todo está resuelto. 

Por eso cierran la frontera en el Táchira y decretan un estado de excepción absolutamente innecesario. Pero además cometen el exabrupto de deportar en masa a colombianos cometiendo violaciones de sus derechos humanos. El mundo está conmovido con las imágenes de los desplazados colombianos que cruzan con apuro y miedo el río Táchira con sus enseres a cuestas, huyendo del maltrato del gobierno venezolano.

Como necesitan generar un conflicto de mayor proporción con Colombia, planean cerrar la frontera en el Zulia y Apure. El gobierno demuestra con ello un absoluto desconocimiento de la cultura wayúu, que por derecho histórico y por dictamen de la Constitución Nacional no tienen nacionalidad definida, pero además son dueños de esos territorios que ocupan en ambos países.

El gobierno necesita avivar la crisis buscando elevar el nacionalismo venezolano, sin importar el daño que le esté causando a miles de personas. Para ellos solo importa detener la amenaza electoral del 6-D. Con todo lo que han hecho no solucionan los problemas del ciudadano, porque más bien los agravan. Estamos en manos de unos egoístas que solo piensan en sostenerse en el poder sin importar cuánto cueste eso. Venezuela los derrotará en las urnas. De eso no tengo ninguna duda.

@PabloPerezOf