• Caracas (Venezuela)

Pablo Pérez

Al instante

Pablo Pérez

Fracaso socialista: modelo chimbo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El discurso del gobierno luce desgastado y sin argumentos para justificar los problemas del país. Ya no encuentran qué hacer o decir para tapar su ineficiencia.

Hasta los propios chavistas los culpan de la inseguridad, colas, escasez e inflación. Solo tienen la represión para alargar la agonía del modelo.

La guerra económica de empresarios y la oposición es el ardid más usado en los últimos tiempos. Culpan al empresario de la escasez de alimentos y de muchos productos en general y para eso no hay ninguna justificación lógica, por cuanto es bien conocido que todos los alimentos que se distribuyen en el país tienen un férreo control del gobierno.

Son mentiras que buscan ocultar el fracaso de un plan que comenzó hace 16 años y que buscaba y busca aún la hegemonía total de los factores de producción y distribución. Recordemos que Chávez puso en marcha la Misión Alimentación en abril de 2003 y a partir de ahí se han venido ejecutando decisiones, o más bien cometiendo errores, que han agravado las penurias de los venezolanos, en vez de garantizar la soberanía alimentaria.

¿Qué se ha logrado con el “rescate” de fincas? ¿Qué se ha hecho con la expropiación de empresas? ¿Cómo está la producción de las empresas socialistas que con tanto show han creado? ¿Dónde están los centrales azucareros? ¿Qué pasó con las procesadoras de café, las plantas de arroz y aceite? ¿Avanzaron los proyectos endógenos? ¿Cuántos gallineros verticales están produciendo?

Las respuestas son simples y evidentes.

Con solo ver las colas, usted tiene una respuesta. Con solo sufrir la escasez, tiene otra respuesta adicional. Con solo ver la desesperación con la cual culpan a otros de la crisis, tendrá el resto de las respuestas. Antes Venezuela estaba entre los cinco más grandes productores de café y ahora lo importamos. Éramos ejemplo en producción de carne y leche, pero ahora se les compra a otros países. Más de 75% de las tierras productivas del país, se calcula que están en manos del gobierno ¿Y para qué ha servido eso?

Agroisleña fue expropiada para crear Agropatria y su cobertura de atención cayó a menos de 50%. Las fincas “rescatadas” están abandonadas. Se han comprado miles de tractores iraníes, chinos y bielorrusos que son chatarra ya olvidada y oxidada. Se abandonó la producción nacional para favorecer la economía de puertos con masivas importaciones de alimentos y otros bienes.

Pero esa economía de puertos no ha favorecido al tradicional importador venezolano, sino a una nueva “casta” de empresarios que se han hecho milmillonarios gracias al dólar barato de 6,30. ¿Se hizo algo con el desfalco de 25 millardos de dólares a Cadivi? Sí, hacer más ricos a quienes ya estaban ricos.

Si buena parte de todo lo que se ha gastado en masivas importaciones se hubiera empleado para empoderar al productor nacional, no estaríamos en las precarias condiciones actuales. A quienes sí han empoderado, además de los boliburgueses actuales, es al productor de café y caraotas nicaragüense, al ganadero y arrocero argentino, al criador de pollos y procesador de carne brasileño, al productor de quesos uruguayo y a todo aquel que ha hecho grandes negocios con las necesidades del pueblo venezolano.

El gobierno se vuelve puras reuniones en las cuales abundan las promesas y sobran las amenazas a los sectores productivos. Las mentiras son evidentes, y como ejemplo el ministro de Tierras, Yván Gil, en marzo de 2014 anunció que la meta del gobierno era producir 90% de lo que necesitaba el país ¿Y qué paso con eso? Absolutamente nada. La escasez cada día es peor a todo nivel.

Y lo peor de todo es que ellos saben cómo solucionar la crisis, pero no hacen nada. La solución está en generar confianza, respetar la propiedad privada, el acompañamiento financiero y con incentivos del empresario venezolano, el desmontaje de los controles y la fluidez en la entrega de divisas. Aquí hay un solo culpable de este desastre y es el gobierno con su fracasado modelo socialista. Si ellos no cambian, la dinámica los cambiará a ellos. Actívate y participa.