• Caracas (Venezuela)

Pablo Pérez

Al instante

Activismo, fuerza y esperanza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La combinación de esas tres palabras es lo que precisamente quiere acabar el gobierno en la disidencia, con el fin de lograr que la mayoría que desea un cambio se desmovilice y se resigne. Quieren venderse como invencibles y resulta que tienen un piso político frágil a pesar del abuso de las instituciones.

Tan frágil que han extraviado su vocación electoral porque todas las encuestas señalan que perderían abrumadoramente cualquier proceso comicial. Por eso maniobran para tratar de evitar que se desborden los centros de recolección de voluntades los días 26, 27 y 28 de octubre. Están haciendo hasta lo imposible para desmotivar al ciudadano ¿Y por qué lo hacen? Porque le temen a la participación popular.

Por eso hay que abarrotar con entusiasmo, paciencia e inteligencia los centros de recolección con el fin de derrotar la estrategia macabra del régimen, que ha jugado con la cantidad de máquinas y de centros, pero sobre todo en la ubicación de los mismos. Por ejemplo, colocan pocos centros y máquinas en las parroquias donde somos fuertes y aumentan la cantidad en las zonas de mayores dificultades para el acceso.

Por eso debemos informar a la ciudadanía sobre las cualidades del proceso. Primero que todo, cada venezolano puede colocar su huella en cualquier centro de recolección de su municipio y no sólo en aquel donde vota habitualmente. Pero, además, hay que trasladarse hacia aquellos centros que han sido ubicados en sectores con el fin de desmotivar al ciudadano, como, por ejemplo, en el oeste de Maracaibo en la parroquia San Isidro, en San Francisco en la parroquia Marcial Hernández, en Cabimas en la parroquia Arístides Calvani y Lagunillas en el sector El Danto.

El mejor consejo para los venezolanos es buscar la información sobre los centros disponibles en su municipio y movilizarse buscando la mejor opción. Se trata de activarse y motivar a familiares, amigos y vecinos. Esto es un esfuerzo colectivo y no solo de los partidos.

Pero a los compañeros de todos los partidos que integran la Unidad esta jornada no se presta para protagonismos. Esto es una coalición ciudadana que reúne a todos aquellos que quieren un cambio para salir de esta pesadilla que quebró al país. No es hora de intereses personales y la única bandera es la Unidad.

Vamos a derrotar de nuevo el juego del gobierno. Ellos nos quieren llevar por el camino de la confrontación, pero nosotros apostamos por el camino constitucional y democrático. Con alegría, fuerza y esperanza vamos a cumplirle a Venezuela. El futuro está en nuestras manos. No les podemos fallar a nuestros hijos y nietos.