• Caracas (Venezuela)

Pablo Aure

Al instante

Con los vecinos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salvo el golpe del coronel Antonio Tejero en España en el Palacio de las Cortes, a comienzo de la democracia en ese país, no se sabía de un improperio tan desmesurado cómo el que increpó el presidente Maduro al Parlamento español: “Que las Cortes (españolas) vayan a opinar de su madre, pero que no opinen de Venezuela”. Recordemos que Nicolás Maduro reaccionó así frente a la aprobación poco antes en el Congreso de los diputados español de una moción que pedía la liberación inmediata de los líderes opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma. Tenemos una intolerancia a la crítica que criminaliza todo internamente y que ante lo externo responde con un extremismo que no tienen ni los mismos mentores del asunto, quienes se mueven con el llamado imperialismo, mientras le dan de comer basura diplomática a los venezolanos e incorporan métodos de claro corte fascista a lo interno. 

Ya basta de seguir soportando los caprichos de un caporal que nos ha aislado, empobrecido y dividido. Es el momento de impulsar los cambios y de trabajar por la reconciliación nacional. ¡Desde la Asamblea Nacional claro que podemos lograrlo! 

 

Amnistía y reconciliación

Para la Asamblea Nacional llevaremos una profusa agenda legislativa, entre las leyes que promoveremos está la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional. 

Este proyecto de ley lo hemos elaborado de manera conjunta con un equipo de juristas de diversas tendencias ideológicas. La Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, al igual que el proyecto de Ley de Universidades que permita sacar del marasmo en el cual se encuentran todas las universidades venezolanas con el secuestro de su soberanía al impedir las elecciones que cada cierto tiempo permitían renovar las autoridades universitarias, serán mis primeras hechuras como parlamentario. 

También impulsaremos la Ley de Repatriación de Capitales Sustraídos y Saqueados, la Ley de Reversión de Expropiaciones y Confiscaciones hechas al margen de la Constitución. Repito, estos son solo algunos de los proyectos que presentaremos. 

 

Voluntariado y convicción: nuestra publicidad 

Para estas elecciones primarias que se celebrarán el 17 de mayo he presentado mi nombre para el circuito tres (Valencia, Naguanagua y San Diego) al igual que lo han hecho otros dos compañeros a quienes tengo alta estima y respeto. Somos tres opositores a este régimen los que estamos optando por representar al sector democrático en las elecciones parlamentarias. Solo uno de nosotros tiene la posibilidad de ser el candidato. No se puede votar por los tres ni tampoco por dos. En eso no puede haber confusión. 

Se nos presenta una oportunidad extraordinaria para desmontar desde la Asamblea Nacional este aparataje que ha sumergido en el atraso, la corrupción y en la miseria a nuestra querida Venezuela. No tengo ninguna duda, desde el Parlamento podemos lograr la transición en el país. 

En lo particular, he enfocado mi campaña en el contacto directo con los vecinos. Nos hemos propuesto predicar el mensaje para que lo escuchen y luego saquen sus conclusiones. Es indispensable dar a conocer las funciones de los parlamentarios. Cierto: los tres somos opositores, pero no todos estaríamos preparados para desempeñar ese cargo. Lamentablemente en los últimos años se le ha perdido respeto a la institución parlamentaria, no solo el oficialismo, sino que también la oposición ha irrespetado la institución parlamentaria llevando como candidatos a personas que pudieran ser buenos gerentes, pero que evidentemente carecen del conocimiento y la experticia requerida para legislar, controlar la administración pública y para debatir ese país que queremos; que son las funciones primordiales del parlamento. No es lo mismo ser alcalde o gobernador que ser diputado a la Asamblea Nacional. Las competencias y las funciones son distintas y por tal motivo, tanto la vocación como el perfil del candidato también deben ser diferentes. 

 

Sentimiento popular 

Me llena de orgullo y mucha satisfacción el respaldo que hemos sentido alrededor de nuestra candidatura en la que me acompaña un suplente de lujo, preparado para la lucha y para el debate. En efecto, Ely Montañez es un joven abogado, conocedor como el que más de las funciones de los parlamentarios. Se nos ha acercado mucha gente: vecinos, estudiantes, compañeros universitarios, amas de casa, profesionales, sectores culturales, trabajadores, sociedad civil, voceros de los consejos comunales, juntas de condominio, ofreciendo respaldo y apoyo, y lo más importante es que lo hacen por convicción, porque apuestan a una Venezuela distinta. Estas personas son nuestros aliados y con ellos  contamos para dar a conocer lo que proponemos, para organizar conversatorios, entregar volantes, visitas casa por casa, en fin, todas las actividades necesarias en esta campaña electoral. Esa es la verdadera fortaleza que tenemos, que ha convertido nuestra candidatura no en un movimiento electoral, sino en un sentimiento popular.

@pabloaure