• Caracas (Venezuela)

Pablo Aure

Al instante

¡Hasta cuándo! El reto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si para los venezolanos el 2014 fue un año exageradamente movido, ya se podrán imaginar cómo será el que viene. 

Las declaraciones del general Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, reflejan la preocupación que existe en el gobierno. En cierta forma asume que el comportamiento de las fuerzas represoras del régimen quizá para el futuro no sea el mismo que hemos visto durante las manifestaciones de los primeros meses de este año que finaliza. Padrino dijo que: “...detrás de las sanciones de Estados Unidos, a funcionarios del país señalados de violar derechos humanos, existe un trasfondo peligroso...”. Comparto con él el grado de peligrosidad que las mismas tienen, pero no por las razones que él argumenta, sino por otras. Él dice que las sanciones a funcionarios incursos en violaciones a los derechos humanos procuran hacer ver a Venezuela como un Estado forajido. Pienso que no hace falta que Estados Unidos aplique sanciones para que el mundo sepa lo que ocurre en nuestro país. 

Ya nadie duda sobre el modelo de gobierno que tenemos. Para qué repetir lo que es público y notorio: quienes detentan el poder no tienen talante democrático y su único interés es mantenerse aferrado al mismo sin importar lo que tengan que hacer para ello. Por eso reprimen brutalmente las manifestaciones y abren juicios amañados, manteniendo encarcelados a líderes opositores. Esa es la verdad. Ahora bien, les decía, que compartía con el ministro el carácter peligroso de las sanciones. No tengo dudas de que los efectivos militares y policiales de ahora en adelante no cumplirán de manera tan alegre las aberrantes órdenes de sus jefes. Estas sanciones de Estados Unidos son una alerta para ellos, para que sepan que el mundo los está observando y que momentáneamente podrán zafarse de la justicia nacional, pero no de las foráneas. También razonarán y se preguntarán: ¿hasta cuándo durará este gobierno? e inmediatamente se pasearán por la idea de que cada día está más cerca su final. Por eso son peligrosas las sanciones. No para la democracia sino para los esbirros, que lo pensarán mejor al momento de reprimir. 

La revancha

No me cabe la menor duda de que durante los primeros meses de 2015 tendremos acontecimientos parecidos a los que tuvimos desde el 12 de febrero de este año. Serán espontáneos. Nadie convocará otra salida. Será la gente desesperada la que buscará desahogo en las calles. La escasez y la inflación seguirán siendo detonantes. Les confieso que no sé cuál será la estrategia del régimen para calmar el descontento popular. Me late que insistirán con la represión. No creo que les funcione tan bien como hasta ahora, y menos después de las sanciones del gobierno americano.

Es necesario hacer un alto en estas líneas para recordar que muchos de los que hoy aplauden las sanciones, ayer criticaban “la salida” y auspiciaban la urgencia de fotografiarse con el gobierno para que las manifestaciones cesaran. Es la hora de reconocer que sin la salida no hubiese habido sanciones. 

Por la memoria de los muertos cuyo ideal era ver a Venezuela libre y democrática, tenemos que seguir luchando. Por los heridos y los presos no podemos claudicar. El gran homenaje que pudiéramos rendirle es continuar con lo que ellos iniciaron y que desgraciadamente por acciones de un régimen terrorista les costó la vida y la libertad. 

No están todos los que son

Casi simultáneamente a que Estados Unidos hiciera del conocimiento público el trascendental paso de acercarse a Cuba luego de más de medio siglo del bloqueo, se producen las sanciones en contra de algunos funcionarios venezolanos violadores de los derechos humanos. No creo que haya sido casual. Pareciera un claro mensaje al gobierno venezolano y sobre todo a aquellos militares que creían que podían hacer y deshacer sin que nada les pasara. Primero les anulan las visas y les congelan sus cuentas, pero luego, tengan la seguridad de que saldrán otras instituciones a querellarse y perseguirlos penalmente. Eso tiene que tener muy preocupado no solo al ministro de la Defensa sino a muchos otros enchufados. 

Con esas sanciones Estados Unidos no comete ninguna injerencia en asuntos internos del régimen venezolano, solo que al considerar a ciertos personeros como responsables de algunos crímenes, los gringos soberanamente impusieron sanciones dentro de su territorio. Congelan las cuentas bancarias que posean los que suponen criminales y además les revocan la visa. Eso en nada afecta la soberanía de Venezuela, pero evidentemente sí asusta a los que pretendan continuar con ese comportamiento antidemocrático acá en nuestro país. 

Muchos se han preguntado el por qué es tan pequeña esa lista de sancionados. Pienso que puede obedecer a dos razones fundamentales: una, solo se sanciona a los que tienen visa, cuentas bancarias y bienes en Estados Unidos, y la otra, se dejó a mucha gente afuera para ver cuál será su comportamiento durante las próximas jornadas de protestas. El sancionado quizá siga comportándose inhumanamente, pero quien todavía no aparezca en esa lista probablemente se cuidará en el empleo desmedido de la fuerza para evitar aparecer en el futuro. Por lo pronto a los sancionados hay que exigirles que expliquen de dónde sacaron el dinero que depositaron en Estados Unidos, o los dólares para comprar bienes en ese país. 

Cuba y el tío San

Si de algo saben los Castro es de chuleo. Vivieron de Rusia hasta más no poder, luego se engancharon intensamente del irresponsable régimen chavista, y al ver que este languidecía, comenzaron a coquetear con su sempiterno enemigo hasta lograr el desbloqueo. Entiendo el malestar de muchos cubanos que están en el exilio, sobre todo los de la vieja guardia, que no entienden cómo es posible que después de tanto tiempo de denuncias por las constantes violaciones ahora Obama haya tenido este viraje. Algunos se lo atribuyen a la baja popularidad del presidente de Estados Unidos arguyendo que no tiene nada que perder pero si mucho qué ganar, pues ya no aspira a la reelección y en el entendido que la elección más inmediata que habrá en ese país serán las presidenciales. Quedará como el presidente que reestableció las relaciones con un enemigo añejo. Desde luego, nada de lo que Obama haga será improvisado; recordemos que si de algo también sabe Estados Unidos es de manejo de relaciones internacionales, por eso es la potencia que se ha mantenido en el tiempo. En esas negociaciones se comenta que desempeñó un rol fundamental el Vaticano. Quizá Cuba (que estará en la mira de Estados Unidos) tendrá que moderar sus actuaciones e ir abriendo las puertas a otro modelo económico. Tendrá que fomentar el capital privado y darle garantías a los inversionistas que lleguen a esa isla, que dicho sea de paso será tierra virgen para el fomento de la producción, mano de obra barata, sin el terror de los sindicatos y con todas las facilidades que le pueda brindar Estados Unidos. O sea, Cuba renunciará a ser un Estado comunista y pronto veremos grandes inversiones capitalistas. Escríbanlo. 

Venezuela sin rumbo

Mientras profundos cambios en positivo se vislumbran para los cubanos en el 2015, aquí en Venezuela continuaremos al garete. Nada atractivo es este país. Muchos se quieren ir y nadie se atreve a venir. 

Hoy pretenderán “renovar” el poder moral, y nombrar a los rectores del CNE y a los magistrados del TSJ. Bueno, lo de renovar es un decir, porque serán los mismos fantoches aunque con alguno que otro nombre distinto, pero en el fondo, tendrán la misma tarea: refrendar las decisiones del alto gobierno. 

Pasado mañana es Navidad, y siguen las cárceles abarrotadas de presos políticos. Lamentablemente desde la oposición no tenemos claridad en las acciones que debemos emprender. 

Llegaremos a 2015 con muchas dudas, divisiones e incertidumbres. Aunque seamos pragmáticos, no debemos ser pesimistas tenemos que ser ciudadanos de fe, creer en que lo podemos lograr. Para eso es imperioso perseverar. A propósito de estas fechas que anuncian la llegada del Niño Dios, pidamos que nazca en el pueblo venezolano la voluntad y buenos deseos de reconstrucción de un país justo, próspero y tolerante. 

Un pequeño descanso

Amigos lectores, mil gracias por haber soportado mi escritura durante todos los lunes de 2014, por lo pronto les informo que tomaré unas breves vacaciones para reaparecer el próximo 12 de enero. ¡Vaya un apretado abrazo para todos ustedes! 

@pabloaure

pabloaure@gmail.com