• Caracas (Venezuela)

Pablo Aure

Al instante

6-D: ¿desenlace o frustración?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Antes nos parecía sospechoso el empeño del gobierno para que se firmara un pacto de “respeto” a resultados electorales. Ahora no. El régimen sabe que está perdido y pretenderá invocarlo para silenciar cualquier protesta. La hora y los resultados, circuito por circuito pasarán primero por el filtro de la sala situacional de Miraflores. Les aseguro que sin trampa no hay forma alguna de que el oficialismo gane. El rechazo es inmenso. La gente dice: “No importa quiénes sean los candidatos. Lo que queremos es sacar a Maduro”. 

Encuestadores, analistas y sociólogos deben estar trabajando día y noche en laboratorios del régimen simulando reacciones de la gente ante los resultados que anunciará el CNE. Se sienten guapos porque tienen el dominio de la violencia y no vacilarán en emplearla en el momento y lugar que lo “amerite”. Eso será así. Para el régimen esta elección será un asalto más. Pero, no se equivoquen. Pudiéramos decir que los rojos actuarán con más precisión y previsión que anteriores situaciones, porque ahora no sorprenderán a la víctima. 

El régimen le lleva una morena a la oposición en estrategias de asaltos. Esa es su naturaleza. Ellos deben estar manejando muchos escenarios: movilización del adversario (para ellos el enemigo) pero sobre todo los tiempos en que el CNE hará el anuncio. Escucharemos la eterna coletilla de algunos opositores: ¡Qué descarados, y con qué cinismo actúan! 

Los rojos tienen varios planes para ese día, para los previos y para los subsiguientes. Plan “A”, el “B” y el “C”, si es necesario. Por cierto, el “A” no es exactamente igual al de nosotros. Ese plan, de acuerdo con su tendencia, sería transformar el resultado, de derrota en victoria. El nuestro es que se respete la voluntad del elector. Mientras el gobierno tiene toda una estrategia a seguir, desde este lado de la acera, seguimos como si se tratara de la elección de una reina de Carnaval que se desarrollará al fragor de una fiesta popular, y que celebraremos sin importar el nombre de la triunfadora. Nada de eso. Ya Maduro –a la sazón comandante en jefe de la Fuerza Armada– lo ha dicho: “En el supuesto negado de perder, la revolución continuará”. 

No tengo ninguna duda de que lo dice en serio. Solo basta recordar que sin ser gobierno, con 4 pelagatos y el apoyo de unos notables se alzaron –y mataron– para intentar llegar al poder. Pregunto y les pido que respondan con sinceridad: ¿ustedes se comerán el cuento de que saldrán por la vía electoral? Les confieso que ese cuento me lo comería en tanto y en cuanto se pacte la salida. Es decir, que se hayan tendido los puentes. Por eso, no dejaré en insistir en que tenemos que tender puentes con el oficialismo para negociar la transición. Que se entienda bien: no es pactar la convivencia, sino la manera de que abandonen el poder por vía civilizada.

Por lo pronto, el llamado sigue siendo a votar, pero con los pies en la tierra, cero frustración porque ese día comenzará el desenlace.