• Caracas (Venezuela)

Pablo Aure

Al instante

Pablo Aure

Sapos, soles y desertores

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Sapos, soles o desertores?

 

 Pablo Aure

 

Solo para la imaginación: ¿qué creen ustedes lo que pasaría si un marine u oficial estadounidense integrante del equipo que custodia al presidente del Congreso de Estados Unidos, deserta y se viene a Venezuela, y se entrevista con la DIM o el Sebin con el propósito de denunciar al portavoz del Congreso estadounidense, sindicándole de ser jefe de un cártel que trafica drogas hacia Venezuela? Les aseguro que Estados Unidos no descalificaría al gobierno venezolano, ni tampoco diría que se trata de un intento de desestabilización. Lo más sensato que debería hacer sería comunicarse vía diplomática con este país e inmediatamente enviar una representación de la fiscalía para que se entreviste con el denunciante. Por otra parte, el Congreso estadounidense simultáneamente tendría que nombrar una comisión de diputados y representantes que también se traslade a Venezuela para intentar conversar con ese marine que dice que el presidente del Parlamento es narcotraficante. Así debe enfrentarse esa situación. Jamás escurriendo el bulto descalificando al denunciante con argumentos vagos. 

¿Dónde están los diputados?

Por la manera que ha venido comportándose la Asamblea Nacional en casos similares, es decir, evadiendo el debate cuando han denunciado hechos irregulares de algunos personeros del gobierno, sabemos que con el caso de Diosdado Cabello no habrá debate alguno en el Parlamento. Pues bien, entonces, una representación de los diputados opositores ya debería estar haciendo las diligencias necesarias para viajar a Estados Unidos a entrevistarse con ese capitán Salazar que ha hecho esas denuncias tan graves en contra del presidente de la Asamblea Nacional. Los diputados deben exigirle al gobierno de Estados Unidos seriedad en el tratamiento de este caso. Permitir que un oficial venezolano haga lo que hizo el capitán de corbeta Leamsy Salazar sin ni siquiera un diputado de la bancada opositora intente entrevistarse con él, desdice mucho de la condición de representantes del pueblo venezolano que necesita conocer la verdad. 

Les aseguro que si Venezuela hubiese sido el país escogido por algún denunciante de gobierno extranjero, en estos momentos ya se estuvieran haciendo los trámites para deportar al desertor, a menos que se trate de denuncias verdaderamente serias y por lo tanto sea necesario brindarle protección. 

¿Cuál es el juego estadounidense?

Desde luego que se debería iniciar un debate en el seno de la Asamblea Nacional. No me refiero solamente a las denuncias del capitán, tampoco para determinar la verdad o no de la existencia o jefatura del “cártel de los soles”, sino para entender cuál es la razón para que Estados Unidos sirva de refugio a tantos denunciantes. No podemos hacernos eco de la denuncia de Salazar mientras no tengamos pruebas, por eso hay que emplazar al gobierno de los Estados Unidos, basta de ese silencio que protege situaciones verdaderamente deplorables. Ojo: actualmente solo se conoce lo que ha publicado el ABC de España, ni siquiera hemos escuchado el testimonio en boca del capitán.. 

Si bien es cierto que nuestro Parlamento ha sido irresponsable una vez más, no es menos cierto que el gobierno de Estados Unidos se ha comportado como dueño de la verdad y sin darle una explicación al pueblo venezolano. Han ocurrido muchas cosas y no ha habido una explicación seria. Evidentemente me imagino que no la da porque no hay un organismo que se la pida. Pues creo que ha llegado la hora de que el pueblo también le exija una respuesta al gobierno americano. Cuando digo pueblo no me refiero al identificado con una ideología determinada, sino al que le importe en manos de quién están nuestras instituciones. En lo que a mí respecta le pido a Estados Unidos me explique en condición de qué está un militar activo (Salazar) allá. Si es verdad lo que él denuncia, pues que nos informe; y si es mentira, le pregunto al diputado Diosdado Cabello ¿qué está esperando para demandarlo por difamación? y la fiscalía del ministerio público ¿qué espera para solicitar la extradición de ese militar desertor? Todo es confuso. 

¿Marchar hasta la embajada?

Siempre se anuncian marchas hacia distintos sitios. Hemos visto algunas veces al oficialismo decir que van a marchar hasta la embajada americana para protestar la política injerencista del imperio estadounidense. En esta oportunidad no sería descabellado que la oposición se plantee la realización de una movilización hasta la embajada con la finalidad de entregar un documento donde se exija una explicación de lo que actualmente sucede con el capitán Salazar. ¿Qué hace ese capitán en Estados Unidos? Esperemos que no ocurra lo mismo que con los casos de Eladio Aponte Aponte y Rafael Isea, quienes pasaron al olvido porque Estados Unidos les dio cobijo a esos personeros con muchas cosas que deben aclarar acá en nuestro país. 

¿Y los expresidentes?

A la comunidad internacional no solamente le debe preocupar el problema de los presos políticos, sino también el asunto de que muchos políticos cuya reputación está en tela de juicio, ocupan altos cargos en el Gobierno Nacional. Por tal razón, así como intentaron visitar a Leopoldo López a quienes el régimen no le permitió la entrada a Ramo Verde, le propongo a Pastrana y a Piñera que viajen a Estados Unidos y nos ayuden a enterarnos de lo que ocurre con Leamsy Salazar, porque pudiera tratarse de un asilado político o de alguien que tiene una información muy importante de la cual dependería la condición jurídica del Estado venezolano. O somos un Estado soberano o desgraciadamente nos merecemos el infame remoquete de “narcoestado”. Todo dependerá de la veracidad de la información de Leamsy Salazar. Eso lo merece saber el pueblo de Venezuela.    

Preparen, apunten: fuego

No es casual que se dicte y publique en Gaceta Oficial una resolución que permite la utilización de armas de fuego en el control de las manifestaciones, a pesar de que el artículo 68 de la Constitución expresamente lo prohíbe. El “uso de la fuerza potencialmente mortal, bien con arma de fuego o con otra arma potencialmente mortal”, como lo establece la resolución en su artículo 22, pone en grave riesgo la vida de la ciudadanía venezolana que disienta y lo haga públicamente, ya que bajo el pretexto de evitar los desórdenes autorizan a las fuerzas militares al empleo de armas de fuego. 

Digo que no es casual porque la dictan precisamente en estos momentos cuando en Venezuela existe un gran descontento popular originado por el incremento del costo de la vida, la espantosa escasez de medicamentos y de comida, así como el inminente aumento del precio de la gasolina. El ministro Padrino sabe que lo que viene es calle y más calle, quizá en un intento de disminuir la presencia de gente protestando en las calles lanza esta letal advertencia. 

La oposición que nos merecemos

No pretendo ser visto como un agente que torpedea a la MUD. Solo quiero dejar claro que son muchos los factores que componen la oposición y la MUD es uno de ellos. La idea es unificar criterios para transformar a la oposición en una verdadera opción. Para eso es necesario jugar sin cartas marcadas. Basta de jugar adelantado y con los dados cargados. 

Se dice que algunos opositores andan trabajando en esa fulana transición.  No sé hasta dónde será cierto que constantemente se reúnen con gente cercana a Diosdado Cabello para planificarla. Quizá por esa razón personalidades cercanas a Maduro pudieran haber inventado las andanzas del capitán Salazar, en una suerte de abortar las posibles aspiraciones de Cabello. 

Para finalizar quiero manifestar que si es cierto que hay gente vinculada a la MUD que supuestamente se está reuniendo con el oficialismo, pues les pido que sea por el bien del País y no para la satisfacción de intereses particulares de determinadas personas, de igual manera que condicionen cualquier acuerdo a la situación de los presos políticos y quede asegurada su amnistía.