• Caracas (Venezuela)

Pablo Aure

Al instante

Peligroso precedente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No nos sorprende la decisión del Tribunal Supremo de Justicia en Sala Constitucional -que destituyó a la mesa directiva del partido Copei-, pero sí nos molesta, pues es grave ese precedente ya que si lo sumamos a lo ocurrido con Podemos, el PPT y, recientemente, con Bandera Roja, nos hace suponer que en Venezuela es el Poder Judicial, y no la militancia de los partidos, quien decide los destinos de éstos. Eso es jugar con candela. 

Copei ha sido un aliado permanente de las luchas sociales. Es probablemente el único partido que le ha dado participación y oportunidades a los independientes. Contra lo que muchos pensaban, pero en pleno gesto de solidaridad con Antonio Ledezma, María Corina Machado y Leopoldo López, ese partido, con coraje y dignidad, firmó el documento que se publicó en medios de comunicación, llamando a la transición democrática. 

Debemos reconocerlo: es un partido de vieja data que en los últimos meses ha dado muestras de franca recuperación. No tengo dudas de que eso lo observa el régimen y por ello evita a como dé lugar que vuelva a recuperar el vigor que alguna vez tuvo. Aunque los tiempos han cambiado, Copei, como el ave fénix, renace de sus cenizas para alzar un vuelo libertario. Tiene doctrina, militancia y mucha seriedad. Claro que ha cometido errores, y muchos, lo cual es normal  en organizaciones conformadas por humanos, pero han tenido el propósito de enmendar, como lo manda el cristianismo. 

Vaya nuestra solidaridad con Roberto Enríquez, infamemente destituido por una aberrante decisión judicial. Y más, si tomamos en cuenta que estamos en momentos de postulaciones. Nos late que existe una componenda judicial o un pase de factura por la gallardía de Roberto y su disposición de enfrentar los desafueros del régimen. 

Respaldo a Roberto Enríquez, pero también a mi hermano y compañero de luchas Jesús Enrique Gánem, presidente de Copei en Carabobo, quien junto al secretario general José Pérez, José Núñez, José Durán, Rosario Monasterio, Carlos Aguilera, Ely Montañez (padre e hijo) y, en fin, a ese gran número de maravillosos luchadores, han emprendido la dura tarea de recuperar a Copei en Carabobo. Para ellos un apretado abrazo de solidaridad. 

 

Riesgo supremo

Lo que me preocupa, además de la grosera intromisión del órgano judicial en los conflictos estrictamente políticos, es que después del 6 de diciembre quedarán varios partidos a merced de ese Poder Judicial. Me explico, la MUD ha decidido ir con tarjeta única, lo cual se traduce en una especie de desprendimiento de cada una de las toldas partidistas. En efecto, se unirán en una sola tarjeta como demostración de unidad y para facilitar la canalización del voto. Pero el riesgo que se corre es supremo. Después de las elecciones parlamentarias habrá que legalizar mediante la recolección de firmas a esos partidos que han dejado de participar en dos elecciones consecutivas. No se sorprendan que el día 7 de diciembre ya Voluntad Popular, por decir solo uno, tenga una nueva directiva avalada por el CNE.