• Caracas (Venezuela)

Pablo Aure

Al instante

Basta de populismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Han transcurrido dos semanas de un proceso electoral en el que, a pesar de que las encuestas pronosticaban lo que iba a suceder, nos costaba creer que los resultados serían reconocidos. Desde luego, ahora, viendo los acontecimientos en frío, es sencillo determinar que la cantidad de diputados opositores hubiese sido aun mayor, pero el ventajismo del régimen era abrumador. Por ejemplo, ese número de votos nulos que en su mayoría se produjeron por la dureza de la membrana que cubría la opción de la MUD en el tarjetón ocasionó la dificultad de seleccionarla. Pues bien, a pesar de la ilógica cantidad de votos nulos, pudiéramos decir que hubo menos tropiezos que en elecciones anteriores. Se presentaron aisladas escaramuzas entre electores y colectivos, pero en honor a la verdad hay que decir que se llevó la fiesta en paz. Resumen: 112 diputados para la alianza unitaria y 55 para el oficialismo.

 

La incertidumbre del 5-E

Ahora, nos queda la incertidumbre de lo que ocurrirá el día de la instalación del Parlamento. Esperemos que no ocurra nada anormal. Aunque ya han hecho anuncios sobre la supuesta creación de un Parlamento Comunal para evitar que se instale la legítima AN. ¡Por Dios! De acuerdo con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, es la Asamblea Nacional el órgano que ejerce el Poder Legislativo. Es la verdadera representación de la soberanía popular. 

Hubo elecciones y los ciudadanos nos manifestamos. De ahora en adelante que cada poder público cumpla con sus funciones. 

Hay mucha expectativa, muchos deseos de cambio. En la calle, en todos los sitios te reciben con alegría. Nos saludan gritando: ¡Ganamos! Hay un ambiente de optimismo y de esperanza. Eso es muy importante porque la nueva Asamblea Nacional comienza con un alto porcentaje de popularidad. No pueden equivocarse. Hay pésimos pronósticos para 2016 y la luna de miel pudiera durar muy poco. Ojalá que no. 

Nos preguntan sobre el posible nombre del presidente de la nueva Asamblea. Insisten en que para estos tiempos Henry Ramos debe ser el hombre. Quizá no les falte razón, porque es un político muy curtido en esos quehaceres legislativos. Para los que eso sostienen, les respondo: hay que recordar que el presidente no solo debe hablar duro y tener un verbo ácido sino que debe ser capaz de amalgamar a 112 diputados que representan tendencias o agrupaciones distintas. Esa nueva Asamblea tiene que mantenerse unida para los acontecimientos futuros, que serán muy difíciles. Esperemos que ese presidente sea producto de un verdadero y sensato consenso.

 

Ley de misiones más populismo

He recibido, con un dejo de preocupación, el anuncio de la propuesta de la Ley de Misión para todos. Eso es más populismo. Eso es un veneno que bastante daño nos ha hecho como país. Basta de jugar con fichas populistas. Les pido a los nuevos diputados que, sin ambages, y con mucho coraje, desechen esa práctica dañina y se pongan productivos. No hace falta ninguna Ley de Misiones, porque es tarea fundamental del gobierno facilitar las herramientas necesarias para garantizar la salud, la alimentación, el trabajo, la vivienda, y muchas otras cosas contempladas en instrumentos que han denominado “misiones”. La Asamblea Nacional debe controlar para que el gobierno ofrezca las condiciones para que los ciudadanos alcancen una mejor calidad de vida. Espero que la nueva AN participe en la discusión del presupuesto nacional. Revise, por citar un ejemplo, los gastos destinados a viajes de placer del presidente y de su séquito familiar. 

 

Solidario con Escritores 

No puedo terminar esta columna sin solidarizarme con la Asociación de Escritores de Carabobo, quienes se sienten amenazados de ser despojados de su sede en el parque Humboldt de Valencia. Le pido al alcalde Miguel Cocchiola conceda una audiencia a Cora Páez, incansable luchadora por la cultura y la valencianidad, quien tiene suficiente documentación que demuestra la posesión pacífica e ininterrumpida del inmueble cuya construcción comenzó Armando Celli y fue culminada por Francisco “Paco” Cabrera y el cual fue destinado para la Asociación de Escritores de Carabobo, y no para el IMA. 

@pabloaure