• Caracas (Venezuela)

Ovidio Pérez Morales

Al instante

Del fundamentalismo a la convivencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Amigo mío, Platón; pero más amiga, la verdad. Este dicho se atribuye a Aristóteles. Y Jesús afirmó la verdad como fundamento de la libertad; suya es una frase muy repetida, que leí en la fachada de la Universidad de Friburgo, en Alemania: “La verdad os hará libres” (Jn. 8,32).

La verdad es afirmación-puente a la realidad, ya como genuina captación de esta (lo contrario sería caer en lo falso), ya como expresión auténtica de lo que se piensa (lo contrario es mentir). Más aún, la verdad es, en el fondo, la realidad misma (como cuando se dice que tal cosa es verdadero oro).

Una sana y constructiva convivencia humana se edifica sobre la verdad. Esta le da consistencia al asegurar un relacionamiento confiable. Nada hay más frágil, vulnerable y peligroso que un grupo de mentirosos.

La política, edificación y manejo de la ciudad como conglomerado humano, si quiere responder al propio sentido y vocación, debe tejerse con la verdad. Esto no quiere decir que en la política no se requieran, por ejemplo, discreción y reservas, al trazarse tácticas y estrategias. Hay una sentencia que suena así: el sabio sabe todo lo que dice y el tonto dice todo lo que sabe. Pero una política entendida como mercado de falsedades y bazar de mentiras se convierte en farsa paralizante y destructiva. Conjunto invivible, inhumano.

La mentira, cuando se suelta con desvergüenza, se convierte en cinismo, el cual exhibe una falta moral contra el prójimo al despreciarlo y buscar degradarlo. El cinismo autodestruye y envilece.

Ahora bien, si la convicción de estar en la verdad exige acompañarse de fortaleza, ha de caminar también con sencillez y humildad. Por eso el creyente ha de proponer la verdad y no tratar de imponerla, por cuanto entiende que la posesión total y absoluta de la verdad es exclusiva de quien es la Verdad misma, Dios; y no debe olvidar que el valor-criterio definitivo del juicio divino es el amor comprensivo y misericordioso y no la pura posesión de una verdad, como lo subraya el mismo Jesús (Mt. 25, 31-46). Lo que recordamos arriba de Aristóteles sobre amistad y verdad se refiere a su relación académica con Platón, pero no al respeto y aprecio de la persona del maestro, que el Estagirita siempre guardó y debió guardar.

Hay que enmarcar la adhesión a la verdad, la convicción y la fe, en la aceptación y valoración del prójimo como persona, en el amor. La humanidad ha sufrido mucho por los fundamentalismos o imposiciones de la verdad, no solo en el plano religioso (inquisiciones, guerras de religión, yihads) sino también ideológico (totalitarismos). Una de las ventajas de la democracia es la convivencia pluralista, que entraña el respeto a las opiniones de los demás y la apertura al diálogo. Esto no significa la igualación o relativización de todo, sino la aceptación de los límites propios y la necesidad de compartir-complementar concepciones y visiones.

En Venezuela hemos venido sufriendo mucho en estos últimos años por el propósito oficial de imponer un modelo político-ideológico (de alta corrupción y con rasgos mágico-culturales) fundamentalista. De proyecto-pensamiento único, hegemónico, que no acepta divergencias ni alternativas. De allí que al “otro” no se lo interpreta en términos de distinto, disidente o contrincante, sino, bélicamente, como enemigo a eliminar. Expresión de una cultura de guerra y de odio.

El cambio que urge en nuestro país es indudablemente de proyecto económico y de dirección política, pero, sobre todo, de perspectiva ético-cultural. Paso del fundamentalismo del socialismo del siglo XXI a una convivencia democrática, pluralista.

El 6-D ha constituido un clamor de la ciudadanía por otro tipo de política, de ciudad. En que la mentira y la exclusión cedan el paso a la verdad y la inclusión; el fundamentalismo, a la convivencia. Porque hemos de construir juntos el país, no a pesar de, sino precisamente con nuestras diferencias.