• Caracas (Venezuela)

Oswaldo Álvarez Paz

Al instante

Reconocimientos obligantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como el cumplimiento de una grata obligación personal, debo agradecer el artículo escrito por Elías Pino Iturrieta en su columna semanal de este diario. Hace una acertada síntesis de la situación judicial que estoy sufriendo desde hace casi seis años. Los cumpliré en marzo próximo. Desde entonces y luego de sufrir una relativamente corta prisión en el Helicoide, tengo prohibición de salida del país, sin autorización del tribunal. La sentencia definitiva fue de dos años, pero ya perdí la memoria del tiempo. No me gusta echármela de mártir, ni exagerar políticamente mi caso. Hay muchos otros en situación peor. Mi solidaridad esencial es con ellos y sus familias. Gracias Elías, provocaste un renacimiento de solidaridad en mucha gente que, en el fondo, me hacía falta.

Ahora bien, lo insólito es la actuación del juez 12 de ejecución, doctor Régulo Aponte Madrid, quien desde hace varios años tiene en sus manos la obligación de cumplir la sentencia dictada por otro de estos jueces de ahora, Alberto Rossi Palencia, juez 21 de juicio. No hay forma de que el mencionado juez de ejecución declare la declinación de la pena. Es decir, su cumplimiento y en consecuencia proclame la libertad total de mi persona. No he podido votar en los dos últimos procesos electorales. Tampoco se me permite renovar el vencido pasaporte, con el argumento de las oficinas correspondientes de que tengo suspendidos mis derechos civiles y políticos y serios problemas migratorios. A estas alturas no hay explicación jurídica que  de soporte a estas aberraciones. El juez de ejecución luce temeroso de su estabilidad si cumple con su deber. Todo lo solicitado ha sido hecho, pero luego se desdice de sí mismo y no actúa.

Pero cambiemos de tema. Lo hago para sumar mis emocionadas felicitaciones a ese gran venezolano que es Juan Vicente Torrealba. Cumplió 99 años de edad la semana pasada. Originario de Camaguán, estado Guárico, donde también nació mi padre, tiene ya obra cumplida para con Venezuela que lo hace uno de los héroes civiles de nuestra patria. En nuestra casa de Maracaibo era una religión escuchar permanentemente a Los Torrealberos en un viejo tocadiscos colocado bajo una pintura de Camaguán y ribetes de otra correspondiente a San Fernando, capital del estado Apure. Allí escuchábamos atentos las anécdotas de papá y aprendimos a admirar tanto al autor y arpista, como a uno de sus mejores intérpretes, el maracucho Mario Suárez.

El tiempo pasa y la vida pasa con él, pero hay recuerdos que, lejos de borrarse, se afirman en el alma para siempre.