• Caracas (Venezuela)

Oswaldo Álvarez Paz

Al instante

Reconciliación, paz y justicia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La visita del santo padre Francisco a Ecuador, Bolivia y Paraguay, sumada a la reunión que personalmente logre tener en Caracas con mis seis hijos y casi todos los nietos, fueron dos jornadas dignas de ser comentadas.

Con relación a lo primero, el papa Francisco nos hizo volver a las raíces. Removió todas las fibras morales y éticas que constituyen nuestra razón de ser como socialcristianos, o demócrata cristianos integrales, desde muy temprana edad. Especialmente quienes nos levantamos en la vida de la mano de los jesuitas, verdaderos maestros en el arte de preparar a sus alumnos para cualquier eventualidad en la vida. Aunque esa gira se cumplió hace varias semanas, invito a todos a leer las homilías, poner atención a sus discursos y entender el fondo de las distintas declaraciones ofrecidas a los medios en diversas circunstancias. La libertad, el valor de la dignidad de la persona humana, la opción preferencial por los pobres, la justicia social como instrumento para alcanzar el bien común y la descalificación a las “ideologías” como instrumentos de dominación política y social. Parecía estar atendiendo a las lecciones del inolvidable Arístides Calvani en los cursos recibidos como militantes y dirigentes de la Juventud Revolucionaria Copeyana. Hemos dedicado algo de tiempo para desempolvar a los viejos maestros como Emmanuel Mounier y Jacques Meritan, entre otros, y recargarnos de ánimo para profundizar la lucha contra la dictadura.

Con relación a lo segundo, como es sabido, tengo una prohibición judicial para salir del país, sin autorización del tribunal. Fue dictada por dos años como medida sustitutiva a la previa privación de libertad. Pues bien, han pasado cinco años y  tres meses largos y aún mantienen sobre mí la prohibición. De manera ilegal, arbitraria y contraria a Derecho sigo prisionero en el país, enterándome ahora adicionalmente, que tengo suspendidos mis derechos civiles y políticos. No pude votar en la última elección y no ha habido forma de renovar el vencido pasaporte. Cinco años y pico sin visitar a la parte de la familia que vive en el exterior, entre ellos, a mis tres hembras y un varón. Aquí están los dos varones mayores. Han sido días inolvidables todos juntos. Ya están regresando, pero la emoción permanece, junto a otros familiares cercanos de Maracaibo y Caracas.

Por todo eso y mucho más, decimos sí a la reconciliación. También al perdón, pero jamás serán eficientes sin justicia que será la clave de lo que está por llegar. En esa dirección trabajamos muchos más de los que desprevenidamente puede imaginarse el régimen.

oalvarezpaz@gmail.com