• Caracas (Venezuela)

Oscar Shariff Hernández

Al instante

No estamos listos para despegar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Siempre me ha gustado viajar en avión y por naturaleza todo empieza por el paso de los aeropuertos. Es un punto de partida que te traslada a otras fronteras. Es la primera imagen de un país, debe ser un  ejemplo de lo que vamos a encontrar afuera de esas puertas.

Nuestro principal Aeropuerto Internacional de Maiquetía “Simón Bolívar” ha sido un espejo de la realidad que vive el país, de una mala gerencia, de escasa visión de mundo y progreso.

Me sorprende aún más que sus graves problemas no han sido atendidos con la emergencia que merecen. Se ha convertido en la primera señal de desorden para cualquier visitante al país.

Entre mis tantas preocupaciones son las unidades de vivienda que se construyeron en el original estacionamiento del aeropuerto internacional. Un espacio clave para el crecimiento futuro del aeropuerto. ¿Cómo es posible que esa estructura haya sido permitida? Y de haber sido el caso por la coyuntura de lo sucedido en Vargas en 1999, debió ser una solución momentánea y no una solución de vivienda permanente. Entre mis encuestas a los maleteros y taxistas, de ahí salen los principales actos de vandalismo que suceden en el aeropuerto. Actualmente se habla de hasta 10 robos diarios en el estacionamiento del aeropuerto internacional de Maiquetía.

La realidad es que el tiempo y dinero inyectado en esas viviendas, son esfuerzos perdidos al largo plazo, ya que si existe un lugar que por su naturaleza seguirá creciendo en tamaño y espacio, es un aeropuerto.

También me sorprende la calidad de los comercios y servicios que están establecidos en cada uno de los terminales. Las tiendas no tienen mercancía, algunas están hasta cerradas, el tradicional Duty Free que encontramos en todas partes del mundo, en Maiquetía no tiene los productos comunes de todos los aeropuertos, solo encontramos algunos productos nacionales. ¡Ambas deben de tener su espacio correspondiente en un aeropuerto internacional!

Si en algún lugar se debería comer una buena arepa, es en el principal aeropuerto internacional de Venezuela. Resulta que la arepera principal del aeropuerto internacional podría ser una de las peores taguaras para comer nuestro plato tradicional.

Y sumando a la larga lista de concesiones a “amigos” del gobierno, perdimos a TGI Fridays en el aeropuerto internacional de Maiquetía, por un café de F1 que deja mucho que desear.

¿Existe algún estándar mínimo para montar un negocio en el aeropuerto o cualquier buhonero puede montar su tarantín? En nuestro aeropuerto los vendedores de café y empanadas en las entradas principales son parte de la idiosincrasia de esta deteriorada realidad.

El matraqueo comienza desde que llegas al país, hasta que te vas. Son numerosos los cuentos de los agentes de la GNB y Seniat que te sobornan o roban por cualquier descuido, especialmente a los extranjeros que son presa fácil y más vulnerables.

Cómo olvidar a los maleteros que auspician el mercado negro de venta de divisas, que al salir con murmullos al oído, te dicen: “Te compramos los dólares”.

Me da lástima ver cómo la mitad de las pasarelas de acceso a los aviones están vacías porque ya no llegan algunas aerolíneas que viajaban antes al país.

Qué doloroso el descuido y deterioro que tiene la obra magistral del maestro Cruz Diez en nuestro aeropuerto con huecos y parches, cuando ese trabajo tuvo reconocimientos a nivel internacional.

Veo cómo el hotel se está construyendo en tiempo récord… ¿Qué pasó con este proyecto? ¿Cuándo va estar listo? ¿Quién lo va a operar?

Los aeropuertos deben de crecer con el apoyo del sector privado, de la mano de la publicidad de productos de orgullo nacional como lo son nuestros licores, chocolates y también imágenes que fortalezcan el país destino turístico que somos. Pues en nuestro aeropuerto, todos estos espacios son para la propaganda del difunto presidente Chávez y la revolución.

No voy a profundizar en puntos que desconozco como pasajero, pero las realidades que suceden en las venas del aeropuerto, el tránsito de estupefacientes, las mafias de los militares y las ventas clandestinas de boletos es un tema que merece su adecuado control.

Esta gran estructura debe ser gerenciada como una importante empresa. Es un negocio cuyo objetivo es generar ganancias a través de sus establecimientos, aerolíneas, viajeros, publicidad, impuestos y tasas. Un lugar donde la norma y la ley se deben cumplir, y no aceptar la vagabundería.

 

@oscarshariffh

@viajaverde

oscarhernandez@viajaverde.com