• Caracas (Venezuela)

Oscar Shariff Hernández

Al instante

Oscar Shariff Hernández

El encanto de Mérida

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una vez más visito la hermosa Mérida, en esta oportunidad sin planes de subir una de sus imponentes montañas, sino más bien en la búsqueda de disfrutar el valle, sus paseos, gastronomía, actividades e historia.

Desde el momento que entras al estado Mérida te impacta la frescura del aire andino, donde todo se desenvuelve entre un valle de montañas de cada lado de los parques nacionales: Sierra Nevada y Sierra la Culata. Entre estas montañas existe no solo una gran ciudad y capital del estado: Santiago de los Caballeros de Mérida, sino una variedad de pueblos y comunidades donde cada uno ha desarrollado su encanto y potencial diferenciador, para que todos los viajeros la puedan conocer y disfrutar con un recuerdo auténtico y especial.

Es un destino repleto de potencial para todo tipo de viajeros. Siempre reconocida por tener las montañas más altas del país, invita a exploradores  y escaladores nacionales e internacionales a vivir la experiencia de una inolvidable cumbre. Para los que viajan buscando degustar la gastronomía local y productos frescos de la zona, a lo largo del estado vamos a encontrar excelentes opciones que resaltan su identidad culinaria. Para disfrutar en familia es ideal visitar sus parques temáticos, donde el empresario Alexis Montilla ha desarrollado la oportunidad de vivir el destino a través de sus parques, donde se siente una educción hacia la hospitalidad y una atención especial a sus visitantes. Sus plazas, iglesias y activa movida nocturna le dan vida a la ciudad todos los días del año. Las opciones de hospedaje varían para todos los gustos y necesidades, pero es un destino donde las posadas y sus posaderos juegan un rol importante en el servicio local. En este último viaje alquilamos una cabaña cercana a Tabay, ubicada en Lomas del Suspiro, es una excelente opción para hospedarse y disfrutar todo lo que tiene que ofrecer la ciudad y sus alrededores.

Una manera bonita de conocer Mérida es a través de un viaje lleno de sencillez y autenticidad por rutas de excursionismo, unidas por “Mucuposadas” en lugares donde se brinda comida de cosecha local y alojamiento rural, iniciativa emprendida a través del “Programa Andes Tropicales” destinada a crear alternativas sociales y ecológicamente sostenibles para las poblaciones locales.

Ya han pasado varios años desde que anunciaron las remodelaciones y trabajos del Teleférico de Mérida, un importante paseo que ofrece esta ciudad, para montarse en el sistema de cable más alto de mundo y más largo de América. Los comentarios indican importantes cambios en las estaciones y nuevas/modernas cabinas. Se notan los esfuerzos ejecutados alrededor de la plaza Las Heroínas, pero se percibe una mala implementación en su desarrollo turístico. Las señalizaciones que se instalaron a los alrededores del área del teleférico tienen desgastes en su mantenimiento y errores ortográficos en tres idiomas diferentes. Son detalles que no se pueden permitir en un destino que busca alcanzar a viajeros del mundo.

El tráfico vehicular que se presenta entre los pueblos de la transandina en la época de temporada alta causa una injusta pérdida de tiempo al visitante, que opaca las maravillas de los alrededores y afecta directamente los esfuerzos que hacen otros servicios por sobresalir.

Actualmente la oferta de vuelos con destino Mérida/El Vigía no es suficiente para satisfacer la demanda que requiere este potencial destino turístico e importante ciudad venezolana.

Mérida se tiene que preparar para el flujo de turistas que está planteando recibir con la reapertura del nuevo teleférico y el crecimiento de viajeros que van a llegar a visitar la nueva atracción. No solo podemos depender de las maravillas naturales con la que hemos sido bendecidos para mostrar un destino, tenemos que convertirlo en un lugar amigable, inteligente y sostenible en cada uno de los espacios y servicios que se ofrecen. Los estudiantes de Mérida, especialmente los del reconocido Hotel Escuela, son clave para lograr el correcto desarrollo turístico en el ya encantador estado andino.