• Caracas (Venezuela)

Oscar Shariff Hernández

Al instante

Salto del lugar más profundo: Kerepakupai Vená

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venezuela está llena de aventuras, pero poder decir con certeza que tenemos uno de los mejores trekkings del mundo, tiene que tener su reconocimiento y valor justo entre las oportunidades que ofrece el país para el turismo.

Poder atravesar el Auyantepui y descender en rapel el Salto Ángel (Kerepakupai Vená es el nombre pemón, que significa: salto del lugar más profundo) es más que un trekking, es una expedición. Una experiencia de intenso contacto con las maravillas naturales de los tepuyes, las comunidades indígenas del Valle de Kamarata, recorrer caminos que apenas han sido visitados por viajeros y descender con la caída de agua más alta del mundo, el Salto Ángel 979 metros snm.

El Salto Ángel ha tenido varios exploradores y conquistadores, la ruta de descenso en rapel fue abierta por el eslovaco Peter Ondrejovic en el año 1996 y se ha convertido en producto bandera de varios touroperadores en Venezuela. Una logística que requiere del trabajo en conjunto de varios servicios como lo son el trasporte aéreo, terrestre y fluvial, campamentos, aerolíneas y aviones charter, guías especializados que en esta oportunidad nos acompañaron: Kevin Oronoz Senior, Carola Pérez, Diego A., cocineros y porteadores pemones, aparte de un claro conocimiento de la zona, equipos de escalada y planes de emergencia en caso de posibles eventualidades. Todo muy bien organizado por la touroperadora venezolana Explora Treks.

La travesía de 12 días comienza en la comunidad de Kavac, en el Valle de Kamarata, donde se hace un paseo para visitar la maravillosa cueva de Kavac. Son 3 días para llegar a la cima del tepuy donde se camina entre sabana y se atraviesa una exuberante selva nublada, bloques de piedras y abundante vegetación, acampando en los camping Guayaraca y Peñón. Luego de ascender entre grandes torres de arenisca se alcanza la cima del tepuy “Libertador” a 2510 metros snm. 

El tope del Auyantepui es diferente a otros tepuyes, como Roraima y Kukenan, por su extenso tamaño de 700 km2 te encuentras con superficies irregulares y asombrosas, donde pasas ríos navegables como el Churun, pozas de agua donde puedes nadar, cuevas naturales, extensa flora y fauna, zonas pantanosas y largas travesía de bosques.

Para llegar al campamento del tope del Salto Ángel hay que tener mucha disposición, ya que la dificultad de largas caminatas de 8 a 12 horas diarias entre pantanos, subiendo y bajando colinas y paredes, atravesando ríos y caminos que aún no están bien marcados entre árboles y raíces puede ser agotador y frustrante.

Después de nueve días de aventura apenas llegas al tope del salto y aún la parte más delicada y exigente del viaje está por comenzar. El descenso en rapel a un costado del Salto Ángel es una experiencia que revuelve todos los sentimientos: nervios y emociones, miedos y angustias, adrenalina y riesgo. Se requiere de destrezas con alto grado de exigencia en trekkings y manejo de cuerdas para los rappels y conocimientos de escalada.

El primer rapel es un salto al vacío de una pared de más de 900 metros snm que te exige controlar esos sentimientos y convertirlos en prudencia y calma para el éxito del viaje. Cada nuevo rapel va generando mayor confianza en los sistemas, anclajes y equipos, logrando que el descenso sea cada vez más agradable y permitiendo controlar las ansias del lugar donde te encuentras. Son 16 rapeles, 2 días de descenso, dormir sobre la pared del Auyantepui en una repisa y una caminata empinada de 3 horas para llegar a la base inferior de la caída de agua más alta del mundo.

Esto es una aventura que no mira hacia atrás, donde se grita cumbre varias veces, donde la vivencia no termina en la base del Salto Ángel, ya que aún queda bajar fluvialmente hasta Canaima y poder celebrar la experiencia en el acogedor Campamento Morichal.

Es una completa vivencia #ViajaVerde, una aventura que incluye contacto con la naturaleza, relaciones con las comunidades locales, aventura y cuidado del medio ambiente. Requiere de óptimas condiciones físicas y clara disposición mental. Uno de los ingredientes mágicos es poder compartir esta experiencia con amigos de aventura, que complementen las fortalezas y debilidades.

Siempre recordamos las oportunidades que ofrece Venezuela, sin duda esta es una experiencia increíble para los viajeros de aventura y naturaleza del mundo, el cual cabe recordar que es el segmento de mayor crecimiento en el turismo mundial y está dispuesto a pagar bien por estas experiencias. Las entidades estadales y de turismo deben reconocer el potencial de estos viajes, los esfuerzos que realizan los touroperadores locales para ofrecer estos paseos y el interés que existe en el mercado internacional de vender estos productos. Con el objetivo de crear las condiciones necesarias para estas expediciones, implementar las bases para ofrecer el servicio de acuerdo con las mejores prácticas internacionales e incentivar el desarrollo sustentable del destino y su naturaleza.

 

@viajaverde

@oscarshariffh