• Caracas (Venezuela)

Oscar Lucien

Al instante

Caracas de fiesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Entre las tantas calamidades que nos agobian a los venezolanos, con la escasez, los abusos de poder, el cerco a la libertad de expresión y, de manera particularmente trágica, la indetenible inseguridad criminal que nos obliga a refugiarnos en nuestros ámbitos privados, la realización del 7º Festival de la Lectura de Chacao ha sido un bálsamo. Durante poco más de una semana, este maravilloso encuentro con los libros, la literatura y el placer de la lectura se consolida en esta séptima edición en el imaginario cultural de nuestra ciudad.

El 7º Festival de la Lectura nos ha brindado consuelo, alivio y, sobre todo, demostrado que cuando existe la voluntad política es posible brindar a los ciudadanos calidad de vida. Ante a la ausencia de una política pública del Estado central que promueva el encuentro entre todos los ciudadanos, sin zonas de exclusión por el color político, del predominio de un discurso altisonante y guerrerista que divide al país entre patriotas y antipatriotas, valoro la realización del Festival de la Lectura de Chacao, entendido su valor intrínseco de encuentro con los libros, como un proyecto cultural comprometido con la recuperación y el fortalecimiento del espacio público, de la apertura de un territorio democrático, compartido, donde el ciudadano puede circular en paz y armonía.

El Festival de la Lectura de Chacao ilustra en la práctica lo que desde la teoría caracteriza la construcción o el rescate del espacio público: “Su capacidad de acoger y mezclar distintos grupos y comportamientos y por su capacidad de estimular la identificación simbólica, la expresión y la integración cultural”.

Durante poco más de una semana, la plaza Francia de Altamira ha sido ese amable espacio de convivencia y goce cultural que adquiere mayor valor luego de que los avatares políticos colocaron la plaza, y la localidad de Chacao en su conjunto, en un territorio de intensa confrontación. El Festival de la Lectura de Chacao nos devuelve la plaza Francia como un extraordinario espacio público de convivencia que, valga decir, no excluye el intercambio de ideas y el debate en su dimensión propiamente política.

2. “Todo lo que yo pude lograr en mi vida, de la magnitud que sea, pequeña o grande, me lo ha dado la palabra. Por eso siempre he creído que leer es un poder”, confiesa Eduardo Liendo, escritor homenajeado en la celebración de esta séptima edición del festival. En esa misma línea de pensamiento vamos al encuentro de Rubén Darío: “El libro es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor”. Con una importante oferta de unas ochenta presentaciones de nuevas producciones editoriales, con una significativa oferta de libros usados, con la participación activa no solo de Liendo como figura estelar, sino de otros escritores venezolanos de distintas generaciones, con la presencia de escritores de otros países, con la presencia significativa de jóvenes, los caraqueños tuvimos la oportunidad de salir del agobio cotidiano para adentrarnos en los maravillosos senderos de la ficción narrativa, de la poesía, de la reflexión. Disertaciones, tertulias, testimonios, música, enriquecieron los días transcurridos hurgando en medio de tantos libros, buscando ese alimento, esa antorcha de pensamiento de la cual nos habla Rubén Darío.

El 7º Festival de la Lectura de Chacao que culmina este domingo ha logrado que durante poco más de una semana Caracas esté de fiesta.