• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

La unidad no es una opción

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No hay opción intermedia  para salir de la crisis  que en estos momentos trágicos vive Venezuela. La mayoría de los ciudadanos exige una actuación unitaria de su oposición que garantice una plataforma democrática que sea contundente para superar el desastre económico social y político en el que se sumerge el país debido al descabellado ejercicio de la gestión pública de quienes controlan el poder en Venezuela.

No es cualquier cosa haber malgastado uno de los mayores ingresos que nación de este continente haya visto en la historia. Corrupción, regalos a discreción a otros países y el manejo de la economía a contracorriente han colocado a millones de Venezolanos en una situación de precariedad que definitivamente no se merecen. El solo hecho de tener una de las inflaciones más altas del mundo y la criminalidad más alta del continente son hechos más que objetivos para demostrar el fracaso del modelo imperante.

Insistimos en que Venezuela requiere de un nuevo rumbo que permita que la nación retome un sendero de gerencia pública responsable, moderna, honesta y que entienda que la administración de la nación exige los hombres y mujeres más preparados y probos. Gerenciar la economía nacional no requiere una de las burocracias más grandes del planeta. Necesitamos una nación emprendedora, productiva, trabajadora y con seguridad jurídica para los inversionistas y el sector empresarial.

De este atolladero la nación no sale sin una oposición sólida y unida con claridad de objetivos, honesta y dispuesta a dejar de lado intereses mezquinos, partidistas o individuales.

La mayoría aspiramos a una oposición amplia, unida, coherente y con capacidad de entender las múltiples demandas de la sociedad civil, capaz de remontar la cuesta tan difícil que tenemos por delante. Quienes gobiernan han sometido las instituciones del Estado, han sido abusivos con las arcas de la nación, no son democráticos y no respetan la disidencia. Han sumergido al pueblo en el atraso económico.

Ante los retos del futuro, ante las elecciones parlamentarias se necesita una plataforma más amplia que incluya al mayor número de sectores y  personalidades que contribuyan a definir una agenda de cara a la nueva realidad que se pretende construir. Reiteramos que la nueva herramienta unitaria debe ser opositora en su esencia y combativa. No se puede liderar una mayoría del país con una oposición dispersa. La búsqueda de consensos es una obligación de los partidos políticos y de los factores unitarios. La unidad no es una opción, es un deber de los hombres demócratas de este país.