• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Ese sábado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Del 30 de mayo se aprendieron muchas cosas. Entre otras, que seguramente este articulista pasara por alto, es que efectivamente los opositores venezolanos necesitan líderes contundentes y con capacidad de convocatoria. No fue cualquier manifestación la que se vio y escuchó ese día. Sin mayor propaganda previa, silenciada por los medios y sin recursos económicos para movilizar gente, allí estaban miles vestidos de blanco, actuando cívicamente y respirando el oxígeno del cambio que tanto anhela gran parte del país.

Se asimiló que efectivamente siempre será más eficiente convocar movimientos de masa con la adecuada coordinación y participación de la mayoría de los sectores democráticos que integran la MUD. A mayor colaboración, mayor coherencia y entusiasmo y se evitan los írritos producto de jerarquización y de las vanidades entre políticos.

Se demostró que un llamado apasionado y con sentido de urgencia debido a las circunstancias puede movilizar a los ciudadanos que están ávidos de manifestar su descontento y desesperanza por el estado de cosas que vive la nación.

Se recordó que las calles son de los ciudadanos y que con organización, propósito y coherencia, la gente está dispuesta a rescatar espacios abandonados por la apatía y la desesperanza.

El sábado se escuchó el trueno de mujeres luchadoras que conmovieron por su vocación y capacidad de lucha por sus esposos, por los presos políticos y por una Venezuela libre y justa. La alcaldesa Ceballos hizo vibrar con fuerza más de un corazón, y no fueron pocas las mujeres que lloraron con ella su tragedia familiar. Lilian ha crecido en la adversidad, María Corina no da tregua, y jóvenes políticos demostraron su estirpe y compromiso con el futuro de la nación.

Cualquier gobernante no excluyente, con sentido de la proporción política y consecuente con el respeto de los derechos humanos debería asimilar en su justa dimensión ese sábado cuando, incluso en otro escenario y a oscuras, muchos de sus partidarios se reunieron para denunciar la corrupción. Un hombre con espíritu de grandeza simplemente libera a los presos políticos.