• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

La renuncia es lo sensato

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Presenciar en una noche la rutina de una sala de emergencia de un hospital público en Caracas fue una experiencia deprimente y pensativa. El retroceso en todos los sectores públicos es evidente. Es espinosa la situación del sector salud, el deterioro de nuestros hospitales, de lo grotesco de la violencia que allí llega. Los militares guardianes y los médicos entregados a trabajar en las peores condiciones. No son suficientes ni los médicos, ni las enfermeras ni los medicamentos; sobran, eso sí, los pacientes, sobre todo los que son víctimas de la violencia.

En esos saltos de reflexión pensé en el gobierno y volví a repasar la imperiosa necesidad que tenemos en Venezuela de cambiar de presidente. Es necesario que el actual inquilino de Miraflores dé paso a un nuevo gobernante que brinde oxígeno a una nación asfixiada. Necesitamos volver a pensar en positivo. La nación en su conjunto requiere de entusiasmo y de estímulo para buscar la salida constitucional a tantos problemas generados por el derroche, la corrupción y una pésima gerencia. Somos los venezolanos víctimas de la descomposición de las instituciones, de que se haya acabado con la meritocracia, de que se le haya dado preponderancia a la ideología sobre la capacidad de los individuos. Venezuela paga un altísimo precio por tanta improvisación.

En su conjunto, lo que hoy le pasa al país es responsabilidad de la pésima conducción; y, por haber fracasado, es ya tiempo de darles paso a nuevas corrientes del pensamiento. Se necesita un gobierno de unidad nacional, eficiente y con rostro nuevo. Las opciones constitucionales son varias. Sin duda, la menos dramática es la renuncia del presidente. Una negociación previa entre los factores políticos y una escueta carta le pueden economizar al país muchos más sacrificios. El factor tiempo es vital en estas situaciones.

Maduro debería tener sentido del tiempo. Llegó a la presidencia empujado. Tendría que ser consecuente con esos giros de la historia y entender en su justa dimensión que el país no lo necesita y que su mejor contribución en estos tiempos es dar paso.