• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

Sí hay oposición

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es lamentable ver a opositores dándose latigazos, escrutando fracasos y descalificándose entre zancadillas. Pareciera una contradicción que desde el propio Gobierno en sus intimidades reconozcan el hueso duro que ha sido la oposición venezolana en estos años.

No se trata de cuántas elecciones han ganado gracias al abuso del Estado convertido en partido de gobierno. El petróleo les ha dado todo. Pero no han podido conquistar el proyecto político originario, la réplica de la Cuba revolucionaria. Hay que ser objetivos, la oposición, con geometría variable, les ha roncado en la cueva a las pretensiones totalitarias del proyecto.

Quién en su sano juicio puede dejar de reconocer el trabajo de Henrique Capriles. Quién puede desconocer el mérito de Leopoldo López, el pulso de Aveledo, la constancia de María Corina Machado y la de los miles de otros venezolanos que en el tiempo han sido capaces de demostrar que tienen guáramo, que se han enfrentado con hidalguía con la irracionalidad. Qué decir de los estudiantes, demócratas soñadores que han dado tanto por contrarrestar esta melcocha ideológica que nos ha llevado a un país en ruinas, con más de 1 millón de emigrantes, con una corrupción que nos deja avergonzados a esta y a futuras generaciones. Un aparato productivo destruido, un campo desolado y una inflación como en pocos países en el mundo.

El régimen fracasó, el socialismo bolivariano es una propuesta que avergüenza a los verdaderos socialistas. Fracasaron por sus errores, pero, además, porque esta oposición formal y emocional de millones de venezolanos nos les dio tregua. Allí están los exilados, los presos políticos, los intelectuales, las amas de casa, la Iglesia, la gente humilde enfrentándose al proyecto para no dejarlo cuajar.

Esa oposición, en reingeniería con sus partidos, con cientos de organizaciones civiles y con miles de demócratas, se abre camino para reflotar a Venezuela.