• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

El odio es gratuito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Me toma por sorpresa enterarme de que aún somos miembros del FMI. Hausmann y Mendoza acusados de traición a la patria por usurpación de funciones de gobierno. Es como rara toda esa patraña. Se difunde, violando la Constitución, una conversación de dos venezolanos preocupados que plantean opciones financieras para la crisis de Venezuela. Hablan de uno de los  organismos que tiene entre sus funciones “proporcionar asistencia financiera a los países miembros para solucionar problemas de balanza de pagos”.

Ahora bien, cuántos venezolanos opositores y chavistas, de todo estrato, discuten a diario, privada y públicamente, de todo lo que habría que hacer para rescatar a esta nación maltrecha y recomiendan utilizar desde organismos internacionales, llámense BM, FMI, ONU, OMC, OEA, CAF, Unasur, etc., empresas transnacionales, inversionistas privados, países amigos, santería y cuanto recurso esté al alcance para tratar de sacar a Venezuela de este desastre económico que la sitúa como una de las economías de peor desempeño en el mundo.

Que un venezolano hable con algún funcionario de un organismo internacional no es una amenaza a “la patria” o un acuerdo tácito para un programa de apoyo financiero. Sospechoso sería que dialogaran con la CIA, la KGB o el G-2 cubano. Además, con quienes el FMI mantiene relaciones oficiales es con funcionarios debidamente autorizados por el gobierno.

La pregunta que nos deberíamos hacer es: ¿acaso no nos habíamos retirado desde hace algún tiempo de ese  “enemigo” internacional? Ya el presidente Chávez había ordenado, por allá en 2008, retirar a Venezuela del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). Bien claro que lo dijo: “No nos hace falta estar yendo a Washington, al Fondo Monetario, ni al Banco Mundial, ni nada. Yo quiero formalizar la salida de Venezuela del Banco Mundial, del Fondo Monetario… de todo eso. (...) En fin, vamos a retirarnos. Quiero firmar la cuenta esta noche y solicitar que nos devuelvan lo que nos corresponde”.

¿Más claro? Entonces, quién traicionó a quién.