• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

Los tres mosqueteros latinoamericanos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una visita oportuna fue la del ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana; el ex presidente de México, Felipe Calderón, y el ex presidente de Chile, Sebastián Piñera, quienes participaron en el foro “Poder Ciudadano y la democracia de hoy”, además de un contundente mensaje democrático que envió Oscar Arias, ex presidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz.

Oportuna –pienso–, importante, sobre la democracia, la libertad y el respeto de los derechos humanos. Los presidentes en sus intervenciones dejaron claro que su interés no era inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela, pero sí asumir una responsabilidad como latinoamericanos de estar vigilantes y alertar sobre la difícil situación que vive el país. Coincidieron en que la solución a la crisis es a través de la Constitución. Como bien lo dijo el presidente Calderón, el muro que ha aislado a Venezuela no tiene razón de ser; pidió al mundo que sea solidario y siga atento a esta crisis.

Ahora bien, lo verdaderamente torpe fue el manejo de esta visita por parte del sector oficial. El mundo se enteró de la presencia de estos ex presidentes y de la actitud represiva del régimen al negarles el derecho de que visitaran en la cárcel a Leopoldo López, uno de los objetivos de la cita. Las descalificaciones de Maduro a estos mosqueteros no tenían sentido y generaron un rechazo tanto a escala nacional como internacional. Lo apropiado hubiese sido, como se acostumbra en democracia, que estos hubiesen sido invitados por Maduro para una audiencia de cortesía y aprovechar el escenario para trasmitir su visión de la situación, o haber recibido consejos de tan experimentados estadistas. Al fin, de lo que se trataba era de un evento de la oposición.

La manera de actuar fue al estilo de Maquiavelo en la novela de Alexandre Dumas, Les trois mousquetaires. Esas injustas descalificaciones y acusaciones de vínculos de estos con el narcotráfico se suman a la percepción cada vez mayor en la comunidad internacional de que el gobierno venezolano pasa por una verdadera crisis. Además, como dijo Piñera, si el presidente Maduro quiere que lo respeten debe aprender a respetar.